Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

Hiroshi Teshigahara,director de cine japonés

El director cinematográfico Hiroshi Teshigahara, cuya película La mujer de arena ganó el premio especial del jurado en el Festival de Cannes en 1964, falleció en la noche del sábado en un hospital de Tokio a los 74 años, víctima de un mal sanguíneo, según informaron sus familiares. El cineasta era, además, maestro del arte floral japonés ikebana y heredero de la escuela Sogetsu de ese género decorativo, fundada por su padre, Sofu Teshigahara.

Nacido en Tokio el 28 de enero de 1927, se graduó en pintura en 1950 por la Universidad Nacional de Artes y Música de Tokio. Su carrera cinematográfica se inició en 1953 y en 1964, tras establecer su propia productora, su película La mujer de arena inició en Cannes una andadura que le traería numerosos premios y un puesto en la historia del cine japonés y mundial. El relato de este filme, basado en un libro de Kobo Abe, cuenta el episodio de un entomólogo atrapado en un gran agujero cavado en la arena de una zona desértica por una apasionada mujer que subsiste con los mínimos recursos, y fue considerado como una alegoría de la futilidad de la existencia humana.

Entre los documentales de Teshigahara destaca uno realizado en 1984 sobre la vida de Antoni Gaudí que, según los especialistas, dio origen a un auge sin precedentes en Japón de admiración e interés por la obra del arquitecto español. Teshigahara manejó personalmente la cámara en el documental sobre boxeo titulado José Torres e 1958, a partir del cual inició una serie de colaboraciones con el músico vanguardista Toru Takemitsu, autor, además, de la banda sonora de La mujer de arena.

Con su primer largometraje, El escollo, de 1962, Teshigahara, que lo definió como 'una fantasía documental', comenzó su colaboración con el escritor Kobo Abe, en cuyos relatos basaría, además, La cara de otro, de 1966, y El hombre sin mapa, de 1968. En 1989 rodó Rikyu, un exquisito drama histórico sobre la creación de la ceremonia japonesa del té que ganó el premio a la Mejor Contribución Artística de ese año en el Festival de Cine de Montreal, y con el mismo equipo realizó en 1992 Basara, su última película.

Teshigahara innovó el arte del ikebana con sus gigantescas instalaciones realizadas en bambú y fundó la Escuela de Cerámica Sogetsu en la ciudad japonesa de Miyazaki. En 1958 fue nombrado director del Centro de Arte Sogetsu, desde donde jugó un papel destacado en las actividades de vanguardia en todos los campos del arte. Desde 1980 fue director de la Escuela de Ikebana de Sogetsu.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de abril de 2001