Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una avería en el sistema informático de AENA en Barajas paraliza los ordenadores durante una hora

El sistema informático de AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea, dependiente del Ministerio de Fomento) en el aeropuerto de Barajas sufrió ayer una avería entre las 15.00 y las 16.00 que afectó a las pantallas de información al público, a las de recogida de maletas y a la facturación, pero no a la operatividad de los vuelos, según el ente público. El servicio se restableció a las cuatro de la tarde, aunque a las 18.00 algunas pantallas de información al viajero de la terminal de vuelos nacionales mantenían aún el monitor en negro o con el logotipo de AENA. Otras fuentes aeroportuarias manifestaron que el fallo comenzó a las 13.30 y afectó también a otros sistemas informáticos, como los ordenadores de venta de billetes de varias compañías y los de los mostradores del servicio de información al viajero (chaquetas verdes) y oficinas.

Durante el tiempo que duró la avería, un gran número de personas se concentró en los mostradores de los chaquetas verdes situados en la zona de llegadas para pedir información, ya que, según estas fuentes, 'no podían ver en ningún sitio ni la hora de aterrizaje del avión ni adónde tenían que dirigirse para recoger a sus familiares'.

También se registraron colas en los mostradores de facturación, especialmente en los de Air Europa en la terminal de vuelos nacionales, donde los trabajadores de la compañía procedieron a colocar carteles escritos a mano en los que indicaban qué vuelos se estaban facturando.

Esta avería se registró en la primera jornada de la segunda fase de la operación salida de Semana Santa, en la que había programados en el aeropuerto de Barajas 1.160 vuelos. A las cuatro de la tarde se registraba un índice de puntualidad en las operaciones del 90%, según informó AENA.

A pesar de que las previsiones de las compañías aéreas indicaban que unos 150.000 pasajeros utilizarían ayer las instalaciones de Barajas, ya que se preveía una ocupación máxima de los vuelos, en las terminales del aeropuerto no se registró una afluencia excesiva de viajeros y la situación era similar a la del pasado miércoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de abril de 2001