Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Sentimientos

En el Ateneo de Sevilla, Jacobo Cortines ha presentado un magnífico estudio científico de Carlos Castilla del Pino titulado Teoría de los sentimientos; y lo presentó tan atractivo que -aunque el nombre del autor ya hubiera sido garantía suficiente- muchos de los presentes salimos con prisa por leerlo. Estos días tan exuberantes de emociones son muy apropiados para enterarnos de lo que hierve a nuestro alrededor y en nuestros cimientos; si además nos hablan de temas como el amor, el odio y la envidia, qué más podemos pedir.

Si no me he enterado mal, los objetos de nuestra realidad, las cosas, los animales y las personas, nos provocan sentimientos de aceptación o rechazo, de amor u odio, de tristeza o de júbilo, y todos nos transforman y nos alteran de arriba a abajo, por dentro y por fuera, para bien y para mal. Muchos de esos sentimientos los exteriorizamos sin el menor problema, otros con toda intención, aunque sean falsos y aunque a veces nos traicione el verdadero sentir aflorando en la expresión o en la salud sin que podamos evitarlo; pero el mayor control es el que ejercemos para encerrar lo más herméticamente posible los sentimientos que pueden dañar nuestra identidad, tales como el odio y la venganza.

Según el profesor Castilla del Pino, son las personas felices y satisfechas de sí mismas quienes están libres de odio. Pero también añade que se puede aprender a odiar, por ejemplo para conseguir integrarse en un grupo, como puede ocurrir desde el colegio hasta en la política, y entonces ya son menos los que se salvan. Un odio que, para colmo, parece ser que no tiene fin. Tal como explica que ocurre con la envidia: cuando se cae en ella se incrusta como un tatuaje y por la misma razón: porque no podemos aceptarnos. Lo más curioso es que el motivo de envidia no es el objeto o la cualidad que se desea poseer, sino la persona que lo posee y por haber sido capaz de lograrlo.

Poco sitio queda ya para el amor, en el papel y en nuestros sentimientos, tan llenos como están de miedos, de carencias y de desafectos. Así andan las cosas. Si sobrevivimos a tanta deficiencia quizá sea porque solemos dejar abierto un resquicio para el humor y las risas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de abril de 2001