Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Cahiers du Cinéma' cumple 50 años como símbolo del cine de autor

La revista impulsó el nacimiento de la nueva ola francesa

Los nombres que están en el origen de los Cahiers son hoy conocidos en todo el mundo: André Bazin, autor de algunos de los mejores libros sobre el cine jamás escritos; Claude Chabrol, Eric Rohmer, Jacques Rivette, Jean-Luc Godard o François Truffaut. Todos ellos escribieron en la revista, contribuyeron a su prestigio innovador y voluntad de abrir el debate.

'Hablar de cine, escribir de cine, ya era como hacer cine', dice Godard. Algunos textos pasaron a ser canónicos, como el de Rohmer, Le cinéma, art de l'espace, o el de Truffaut, Une certaine tendance du cinéma français. Son textos que reivindicaban ciertos cineastas de Hollywood en detrimento del cine 'literario' de algunas figuras francesas. El director se convierte en 'autor', la 'puesta en escena' en noción clave que permite distinguir el excelente trabajo de un autor en una mala película, del mal trabajo de un simple director en una potencialmente buena película.

De esa revista, del grupo que la impulsaba, saldrá la nouvelle vague, el poder hacer cine barato, en 16 milímetros, en sonido directo, sin encadenados, en decorados naturales. El éxito de la maniobra convertirá a los críticos en cineastas y Cahiers du Cinéma tendrá que renovarse. Del apoliticismo inicial de la revista, marcado por la inspiración ontológica de André Bazin, al maoísmo radical y parisiense de los años setenta hay un largo trecho que se recorre a la misma velocidad que lo hace una sociedad francesa atravesada por la explosión de Mayo del 68.

Luego, el psicoanálisis y la lingüística aportarán la caución científica que ya no suministraba el Libro Rojo. Y la revista seguirá cambiando hasta llegar a ser cincuentona y un tanto ecléctica, aunque conservando siempre una feroz voluntad de independencia y de defensa de los autores. De ahí un festival con 50 títulos, uno por cada año desde 1951. La lista de directores es casi un manifiesto: Rossellini, Hitchcock, Max Ophuls, Hawks, Aldrich, Melville, Mizoguchi, Welles, Resnais, Chabrol, Renoir, Varda, Demy, Bertolucci, Dreyer, Skolimowski, Eustache, Pollet, Rivette, Pialat, Oshima, Iosseliani, Rozier, Chahine, Buñuel, Straub-Huillet, Akerman, Duras, Nanni Moretti, Oliveira, Godard, Truffaut, Gitaï, Clint Eastwood, Garrel, Hou Hsiao-Hsien, Rohmer, Joe Dante, Coppola, Sokourov, Kitano, Kaurismaki, Edward Yang, Scorsese, Claire Denis, Cissé, Assayas, Wong Kay-Wai, Lvovsky, Aleï Guerman y Desplechin.

 

Entrevista con Almodóvar

 

Las 50 proyecciones, presentadas por algunos de los nombres que figuran en la anterior retahíla, sirven para probar el poder de convocatoria de una revista que hoy es también una marca editorial que tanto publica textos de Roberto Rossellini como una larga y divertida entrevista con Pedro Almodóvar, tal y como hicieron antes de navidades y en la que el cineasta manchego aprovechaba para un ajuste de cuentas con el jurado del Festival de Cannes que no le quiso dar la Palma de Oro por Todo sobre mi madre. Guiones, antologías, facsímiles, monografías, álbumes o textos teóricos -la recopilación de los de Serge Daney parece cerrar el ciclo de los 'grandes críticos' comenzando por Bazin- completan una 'biblioteca Cahiers' que, como la revista, quiere marcar su época sin dejarse absorber por ella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 2001