Hallada una villa romana en los terrenos del futuro campo de golf de Terrassa

La entidad ecologista vallesana Adenc ha solicitado a la Dirección General de Urbanismo de la Generalitat la suspensión temporal de nuevas autorizaciones de obras en los terrenos en los que se situará el campo de golf de Torrebonica y Can Bonvila, en Terrassa, a raíz del hallazgo de los cimientos de una villa romana en una de las dos fincas afectadas por el proyecto, impulsado por el Real Club de Golf El Prat.

La suspensión sería efectiva mientras se estudia todo el subsuelo del terreno para descartar la existencia de más restos arqueológicos. Los ecologistas exigen que se califiquen los terrenos como 'zona arqueológica' para garantizar su conservación y su catalogación, y han notificado el descubrimiento a la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Generalitat para que garantice la protección de la villa romana. Según los ecologistas, el hallazgo se produjo cuando técnicos de la Generalitat realizaron un movimiento de tierras durante una prospección arqueológica en Torrebonica.

Los ecologistas afirman que el hallazgo del yacimiento confirma 'el valor histórico y cultural' de la zona, que se suma a su 'importante patrimonio natural y social'. La aparición de la villa romana puede suponer un nuevo retraso para el campo de golf, cuyo proyecto tiene abiertas varias causas ante la justicia interpuestas por ecologistas, partidos políticos y el Ayuntamiento de Sabadell.

El Real Club de Golf de El Prat, que informó de que las obras del campo se iniciarán en junio y acabarán a principios de 2003, invertirá 5.600 millones de pesetas en su traslado a Terrassa, de los cuales unos 3.000 provienen de Aeropuertos Nacionales en pago por los terrenos del club donde se construirá la tercera pista del aeropuerto de El Prat. Del resto, 1.500 millones los aportarán los socios de la entidad y 500 se obtendrán mediante créditos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS