Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DÍAS DE FIESTA EN VALENCIA Y CASTELLÓN

Na Jordana critica al jurado de Fallas y El Pilar rechaza el quinto premio

Ambas comisiones cuestionan a la Junta Central

La comisión de Na Jordana acudió ayer a la recogida de su segundo premio en la plaza del Ayuntamiento con unas narices que recordaban la imagen central de su propuesta, Pinocho, como mensaje a la Junta Central Fallera de la mentira que esconden las fallas. También la comisión de El Pilar aprovechó el acto para expresar su repulsa al quinto puesto logrado tras habérsele comunicado que ocupaba el tercero. Sus componentes recogieron los galardones del revés

'Las fallas no cambian porque alguien está interesado en ello. La Junta Central Fallera mantiene los esquemas franquistas que la crearon. Cuando conoces quiénes componen el jurado, ya ves por dónde van a ir los premios. Sería tan sencillo como pluralizar su composición. Por qué no caben personas como Martín Navarro, Carmen Calvo, Joan Cardells o Manolo Valdés, artistas con cuadros en algunos de los mejores museos del mundo. Si siempre están Àlex Alemany, prestigioso retratista de las familias valencianas conservadoras, y sus seguidores, Na Jordana y otras nunca podrán ganar'. Así se expresó ayer Monolo Martín, el artista que junto a Sigfrido Martín Begué y Vicente Jarque, ha creado La Pinotxada Universal, una falla renovadora que el jurado ha calificado el segundo lugar.

Martín, con quien coincide el presidente de la comisión de Na Jordana, Pere Borrego, calificó de bochornoso el hecho de la falla lograra el premio de Ingenio y Gracia -sin compensación económica- y el de la mejor figura, dotado con 150.00 pesetas, y sin embargo no obtuviera el primer premio de la sección especial. 'En esta ciudad', dijo Martín, 'todos conocemos a Jesús Barrachina, presidente de la comisión de Convent Jerusalem-Matemático Marzal . Que este señor firme con un mismo artista para cuatro años, cuando no es capaz de hacerle a un camarero un contrato de seis meses... A lo mejor el año próximo no hace falta ni concurso'.

Sigfrido Martín Begué explicó el segundo premio como una advertencia a una falla que persiste en la renovación -y que según Pere Borrego pretende también hacerlo para el próximo año contando con el taller de Manolo Martín- porque si algo tan innovador gana, qué van a hacer los que se dicen artistas y no hacen más que lo de siempre, copiándose unos a otros. El mayor mal está dentro de los artistas falleros'.

'Ha aparecido un nuevo artista-artesano fallero que se cree capaz de hacer el guión, el boceto y el trabajo plástico. Eso es mentira. Para mí la falla es una especie de película, no la puede hacer una sola persona', argumentó Martín. 'La falla de Convent Jerusalem no la recordará nadie, sólo se ha llevado los tres millones en metálico. Las de Na Jordana, sí se recordarán. La gente no conoce el entramado de la Junta Central Fallera y qué se cuece ahí. Lo más sorprendente de esta ciudad es que su vanguardia arquitectónica choca con el coto cerrado de las Fallas capaz de castigar y robar un premio como el que correspondía a Na Jordana. Las fallas que se llevan son de pasteleo y melosas, como si Lladró hubiera lo hubiera impregnado todo. Coincido con la descripción que hizo Manolo Vicent de esta ciudad: es canalla, devora a sus hijos. Nos han robado el primer premio, por eso hemos ido a la ceremonia con narices de Pinocho: Para hipocresía, la de las Fallas'.

No menos indignada está la comisión fallera de El Pilar. Cuando su presidente estaba el viernes en el salón de actos de la Junta Central Fallera, en la lectura de las actas su falla obtenía el tercer premio. A las pocas horas, la Junta comunicaba que había habido un error y que era quinta. 'A nosotros oficialmente no nos ha llamado nadie de la Junta para comunicarnos eso. No sabemos cuántos han sido los puntos ni dónde ni porqué se equivocaron, si es que ha sido así', dijo ayer José Camany, presidente de la comisión. Ayer, en la ceremonia de entrega de premios, El Pilar recogió los palets boca abajo, después de un amago de renunciar a recogerlos de manos de la fallera mayor.

En el mismo acto, la comisión fallera de El Pilar entregó a la mesa una carta que había registrado minutos antes en el Ayuntamiento en la que exige explicaciones y pide dimisíones en el Consistorio y en la Junta Central. 'Ha sido una burla, una maniobra', dijo Camany.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de marzo de 2001