Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Uno de los dos nuevos detenidos por los ataques racistas en Murcia es mayor de edad

La Guardia Civil detuvo la noche del miércoles a otros dos presuntos autores, uno de ellos mayor de edad, del ataque xenófobo del pasado viernes en Alquerías (Murcia), en el que una veintena de adolescentes incendiaron con gasolina una nave usada como residencia por inmigrantes y golpearon con cadenas y bates de béisbol a un ecuatoriano y a un búlgaro. Este detenido de 18 años responde a las iniciales J. M. C y es vecino de Alquerías. Con estas nuevas detenciones son ya 13 los individuos apresados por su presunta implicación en los ataques racistas, de los cuales doce tienen entre 14 y 17 años.

Por otro lado, se confirma el refuerzo de fuerzas de seguridad solicitado por los vecinos de Alquerías (4.544 habitantes) y pedido por escrito al delegado del Gobierno en Murcia, José Joaquín Peñarrubia, por el alcalde pedáneo, Francisco Zamora, el pasado 2 de marzo. Amén del refuerzo efectuado por la Policía Local, el dispositivo en patrullas de la Guardia Civil suma ahora 57 agentes.

La Delegación del Gobierno en Murcia desmiente que las medidas policiales sean respuesta a la alta presencia de inmigrantes en el municipio, sino que son resultado de una 'medida general' a tenor de los últimos datos sobre delincuencia.

Sólo en el mes de enero el índice de delitos subió un 15% con respecto al año anterior en Alquerías, según fuentes policiales. Fue en virtud de las medidas policiales adoptadas por las que el alcalde pedáneo condenó la concentración convocada por el PSOE hace una semana y tras la cual se producían los ataques xenófobos. 'La concentración no tenía sentido porque ya se tomaron las medidas. La Delegación del Gobierno ha organizado un Grupo de Acción de la Guardia Civil que, junto con la Policía Nacional, visten de paisano', explicó Zamora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de marzo de 2001