Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA IMAGEN | La resaca de la jornada | FÚTBOL

La pena del goleador

Para un delantero centro, que vive de los goles, marcar dos en un partidos después de casi dos meses sin lograr ni uno en la Liga debería ser un motivo de euforia. Tal fue el caso de Morientes, que en sólo 35 minutos le hizo dos a la Real Sociedad, y sin embargo no mostró el más mínimo atisbo de felicidad. Ni siquiera los celebró, lo que hizo aun mayor el contraste entre su gesto y las entusiastas felicitaciones de sus compañeros. '¿No los he celebrado?', se extrañaría después cuando se le preguntó al respecto. E intentó negar lo que desde la grada resultó evidente. 'Son cosas que se hacen en el campo, pero me alegro mucho de haber marcado. Tenía ganas de hacerlo, porque a un delantero se le suele juzgar por los goles que marca y no por su juego'.

Morientes, perseguido por las lesiones, no acaba de ver puerta con facilidad esta temporada. Con los de ayer suma seis goles en 18 partidos de una Liga en la que no ha jugado ningún partido completo. Pese a todo, el jugador niega su presunta infelicidad: 'Me río de quienes dicen que estoy triste', declaró ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de marzo de 2001