Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

'En Italia, si pegas una patada y tiras a tres tíos, eres Dios'

Un día José Mari, de 21 años, cometió el error de reírse en un rondo previo a un partido. Un periodista se encargaría después de recriminárselo: falta de concentración, le amonestó. En un país tan artístico como Italia, la creatividad en el fútbol está bajo mínimos. Largas concentraciones, campos en mal estado, entrenadores que eliminan al media punta...

Pregunta. ¿Qué hace un chico tan del sur en un lugar tan del norte como éste?

Respuesta. Aburrirme, aburrirme muchísimo. Yo sabía que Milán no era ni Sevilla ni Madrid, pero tampoco esperaba que hubiese tan poca vida. Aparte, el clima entristece mucho.

P. Irureta afirma que el futbolista argentino le lleva tres años de ventaja al español. ¿Coincide?

'Aquí me tocan controles antidopaje casi todas las semanas; este año ya me han hecho como doce'

R. Los argentinos siempre sacan partido de las pequeñas cosas.

P. ¿Vio el repaso que le pegó Argentina a Italia en el amistoso de Roma?

R. Sí, aquí sentó fatal porque fue mucha la diferencia de juego entre un equipo y otro. En España y Argentina se están dando cuenta de que se puede ganar jugando bien a la pelota. Aquí, al hombre enganche, el que tiene que servir con condiciones el balón a los puntas, lo eliminaron hace tiempo. Si no existe, el balón le llega sucio al delantero. Quedan tres: Rui Costa, Zidane y Totti. En el Milan, donde Boban y Leonardo podrían hacerlo así, no juegan de esa manera. El centro del campo se lo saltan.

P. En España se dice que una de las razones para explicar la crisis del fútbol italiano es el mayor control del dopaje. ¿Le hacen muchos controles?

R. Aquí es la hostia. Me toca todas las semanas. Este año hice como 12 controles. Y me cuesta un trabajo...

P. ¿Qué comentan de Djalminha?

R. La cosa es que estos jugadores gustan, pero si después, en el campo, uno intenta algo y no le sale, pitan al momento. Y, en cambio, si uno pega una patada y tira a tres tíos, es un Dios.

P. ¿Por qué a los españoles les cuesta tanto progresar en Italia?

R. Porque el campeonato es más duro; los campos son bastante peores: en toda la serie A puedes encontrar dos campos en buen estado. No los cuidan. Hasta San Siro es un desastre y es San Siro. Y los equipos se preocupan más de defender y hay menos espacios.

P. ¿La crisis de los clubes italianos es pasajera?

R. Ojalá que no y los clubes españoles sigan ahí adelante.

P. Usted tiene 21 años y le quedan tres años más de contrato en el Milan. Eso quiere decir que, con los nuevos acuerdos de la Unión Europea y la FIFA sobre la política de traspasos, si viene un club a por usted podría marcharse con una indemnización que determinaría un tribunal.R. Eso es bueno, más libertad para el jugador.

P. Vino de los Juegos Olímpicos en gran forma, marcó cuatro goles en la Liga de Campeones y, de repente, al banquillo, ¿por qué?

R. Fue un partido contra la Roma que jugué de interior; después repetí en banda derecha contra el Vicenza, jugué mal, en el primer tiempo me sacó y ya no volví.

P. De los jugadores olímpicos que fueron plata con usted en Sydney, ¿se sorprende del rendimiento de alguno de ellos?

R. De Luque, que me alegro mucho porque no hizo unos Juegos buenos y ahora está dando lo que sabe. También Amaya, que está con el Atlético yendo para arriba. Y Unai, que ha estado con Camacho.

P. ¿Le gustaría volver al Atlético?

R. Sí. A todo el mundo que deja el Atlético le quedan ganas de volver.

P. ¿Cómo se lleva con Maldini?

R. Es un ejemplo para todos. Es respetado por el entrenador, por los árbitros, por todos.

P. Según Maradona, Maldini es demasiado guapo para ser futbolista.

R. Sí , se comentó en el vestuario y Maldini se rió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de marzo de 2001