Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Liga de Campeones | FÚTBOL

La 'tercera edad' del Valencia

Djukic, Angloma y Carboni, los tres con 35 años, renuevan por una temporada más

A buen seguro, nadie en el Valencia imaginaba, en agosto de 1997, que tres defensas fichados ese verano - el francés Angloma (7 de agosto de 1965), el italiano Carboni (6 de abril 1965) y el yugoslavo Djukic (19 de febrero de 1966)- iban a convertirse, cuatro temporadas después, en la retaguardia menos goleada de la Liga española y de la Copa de Europa. Nadie, ni siquiera los propios jugadores, que atisbaron en la costa valenciana un tranquilo puerto final a sus respectivas travesías por Francia, Italia y España. 'Cuando llegamos, todo el mundo se hacía preguntas sobre nosotros', dijo ayer Angloma. Ahora la incógnita es otra: ¿Cuántos cumpleaños más celebrarán de corto?

Después de casi cuatro temporadas, estos veteranos futbolistas se han ganado a pulso su renovación por una primavera más. Y el Valencia aprovechó ayer el acto de firma de sus renovaciones para rendirles un pequeño homenaje. La sala de prensa de Mestalla se quedó a oscuras y el club proyectó unas imágenes sobre la trayectoria de Angloma, Djukic y Carboni en Valencia, entre las risas de jugadores y periodistas. No era para menos. Entonces se vio a Angloma jugando con sus hijos durante una sesión con el Valencia -'ellos no quieren irse de aquí', dice-. Y a Carboni montando en bicicleta para salir de un hotel. 'Siempre hemos sido extranjeros, pero yo me siento un poquito más valenciano. Esta ciudad me encanta', dice el italiano.

Es la otra cara de unos deportistas que aportan algo más que las simples estadísticas (el Valencia es el equipo menos goleado de la Liga, con 18 goles en contra, y Europa, con cinco tantos encajados). 'Son unos tipos extraordinarios y crean muy buena sintonía en el vestuario. Va a ser muy difícil sustituirlos. No son unos jugadores de paso', dijo el presidente del Valencia, Pedro Cortés. 'Tienen gran ascendencia sobre los jóvenes. Lo más importante para mí son las personas, y ellos han demotrado ser unos hombres sanos', apuntó el entrenador valencianista, Héctor Cúper.

Los tres defensas llegaron en 1997 a un equipo comandado por Claudio Ranieri. El italiano se frotó las manos y los convirtió en el sello de un conjunto elogiado por su solidez defensiva. También Héctor Cúper ha hecho de ellos en los últimos dos años la primera piedra de su filosofía futbolística.

'Hemos sido un ejemplo de profesionalidad', dice sin tapujos Djukic. 'No vamos a bajar ahora el nivel', comenta un altivo Angloma. 'Mi mayor satisfacción es que reconozcan nuestro trabajo', apuntilla Carboni, el más elegante del grupo. Titulares indiscutibles, los tres acabarán su contrato con el Valencia con 36 (Djukic y Angloma) y 37 años (Carboni), pero con la misma ilusión que en sus inicios, cuando tenían el cuentakilómetros a cero. Cortés, por si acaso, ya avisa: 'Ojalá el año que viene estemos de nuevo aquí'. La tercera edad del Valencia todavía tiene cuerda para rato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de marzo de 2001