Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Madrid, un escenario de cine

El Ayuntamiento recibió el año pasado 4.394 peticiones para rodar películas y series de televisión en la vía pública, una pretensión que choca en ocasiones con la burocracia

Una mujer con un abrigo negro se acerca mientras tira de su carrito de la compra. Mira de arriba abajo al actor Carmelo Gómez y le pregunta qué está haciendo por Carabanchel. El artista muestra una de sus sonrisas más expresivas y le cuenta que está rodando su próxima película, Nos miran. La mujer, satisfecha porque su barrio salga en un largometraje, le da las gracias y se marcha feliz. Esta escena, lejos de ser infrecuente en la región, se repite cada vez más. No en vano la claqueta ha sonado en Madrid más veces que nunca durante el último año.

Los datos del Ayuntamiento de Madrid no dejan lugar a dudas. Durante el año pasado se han presentado en la ventanilla única municipal 4.394 peticiones para rodar en la vía pública. Esta cifra -que incluye los parques, los cortes de calles y todos los espacios públicos que dependen del Consistorio- supone un aumento cercano al 52% respecto a las 2.895 solicitudes de 1999. Más lejos quedan todavía las 1.900 registradas en 1998.

Para rodar en la capital es necesario cumplir unos determinados procedimientos, según explica el director del servicio de Tráfico de la ventanilla única, Germán García San Juan. Es necesario presentar un escrito en el que se indiquen los lugares elegidos para el rodaje y los días que se pretende utilizar la vía pública. También hay que especificar el número de camiones, transformadores y equipos de grabación que ocuparán las calles. Además, se debe apuntar si será necesario cortar el tráfico. 'Antes se encargaban las juntas municipales de distrito, y surgían muchos problemas. Si un rodaje afectaba a las calles de dos distritos o más, era necesario pedir autorización en cada junta. Eso desanimaba mucho a los directores', explica García San Juan.

Las series de televisión son, en su opinión, las que más han hecho crecer el número de peticiones durante el último año. Octubre, febrero y marzo son los meses con más solicitudes, frente a diciembre, junio y abril, en los que las peticiones bajan. El aumento de demanda no es exclusivo de la capital. Los municipios de la periferia también salen frecuentemente en las películas de cine modernas y, sobre todo, en las series de televisión. Baste como ejemplo el caso de Alcorcón, que en los últimos meses ha acogido en sus calles cerca de un centenar de escenas. Se llevan la palma en peticiones la serie de Tele 5 El Comisario, con 38 rodajes, y Calle Nueva, con 36, seguido muy de lejos por Hospital Central.

Leganés ha registrado asimismo un aumento considerable de rodajes. En los archivos municipales sólo constaba una petición en 1996. El año pasado la cifra aumentó hasta 25, de las cuales ocho fueron cortometrajes, y cuatro, series. 'Basta con que nos lo soliciten con 15 días de antelación y nos cuenten de forma detallada qué quieren rodar. No se suelen poner muchas pegas salvo que vaya a interrumpir mucho el tráfico o se haga a algunas horas que pueda molestar a los vecinos', explicó una portavoz de la Policía Municipal de Leganés. Mucho más lejos queda Getafe, que sólo registró tres peticiones en 2000.

Y es que la región se ha puesto de moda. La conocida frase de 'motor, cámara y acción' se oye más debido sobre todo a un factor económico. Según el actor Carmelo Gómez, 'es más barato rodar en la capital' porque no es necesario pagar la estancia de actores, técnicos y dirección ni trasladar todo el material de rodaje. 'Esto supone muchas veces un gasto extra para la película que luego no se recupera', explica el actor. 'Además, a la mayoría de los actores nos resulta más cómodo, porque te vas a casa a dormir y puedes olvidarte de la película'.

Carmelo Gómez interpreta en Nos miran el papel de un comisario de policía que se dedica a investigar casos archivados de gente desaparecida. Esta trama le permite a su director, Tito López, hacer de su primer largometraje una película de suspense. Esta semana han estado rodando en Carabanchel las escenas finales. 'Madrid tiene el problema de que ha estado muy retratada. A la hora de plantear la película, hemos buscado lugares nuevos de la ciudad que no hayan salido antes y que puedan extrapolarse a cualquier capital de provincias', señala el director. 'Se ha rodado tanto que el espectador está agotado de ver siempre lo mismo'.

Tito López ha elegido en este caso la colonia de la Prensa de Carabanchel, con sus casas bajas, para salir de la típica Gran Vía o el paseo de la Castellana.

Otra actriz del reparto de esta película producida por Boca a Boca es Icíar Bollaín, que critica 'las pocas facilidades que dan algunas administraciones para rodar'. Pone como ejemplos casos ya conocidos de la profesión, como el aeropuerto de Barajas, el metro o las instalaciones dependientes de Patrimonio Nacional. En su opinión, se pierde toda la maravilla de la ciudad por culpa de la burocracia. 'Para rodar en Barajas, por ejemplo, siempre hay que hacerlo de madrugada porque de lo contrario no te dan permiso, y a veces el momento no es válido para la historia que quieres', explica la actriz.

Este caso lo ha vivido de cerca otra película que se rueda en la capital: La mujer de mi vida, de Antonio del Real. Durante dos noches han tenido que rodar en el aeropuerto de madrugada. En esta cinta de la productora Star Line, trabajan Pepe Sancho, Emilio Gutiérrez Caba, Leticia Bredice, Concha Cuetos y Alejo Sauras. En ella se cuenta la historia de un actor venido a menos que es rescatado de una crisis por una ciudadana peruana sin papeles.

Horario nocturno en Barajas

'Nos han puesto muchos problemas para grabar en Barajas. Te imponen un horario de once de la noche a seis de la madrugada. De esta forma te limitan las 57 horas que tienes previstas durante cada semana, ya que ese día sólo haces siete en lugar de las 10 previstas', explica la jefa de Producción de Star Line, Alicia Yubero, que añade: 'Rodar es muy complicado en Madrid, sobre todo para producción, pero también salir resulta muy costoso. Además, en la capital tienes todo lo que necesitas, como laboratorios o productores'.

El rodaje de La mujer de mi vida durará ocho semanas, y ya va por la quinta. Alicia Yubero contrapone las dificultades de rodar en el aeropuerto con las facilidades de la Fundación Hospital Alcorcón. 'Este centro, como tiene cerrada parte de la segunda planta, nos deja grabar el tiempo que queramos sin necesidad de interrumpir la actividad hospitalaria. Además, no nos piden dinero a cambio. Sólo que les compremos equipos que necesiten', concluye.

El jefe de producción de Boca a Boca cree que la entrada en la Concejalía de Policía Municipal de la edil María Tardón ha mejorado mucho la tramitación de los expedientes y las concesiones de los permisos. Según los últimos datos de la ventanilla única, sólo en enero de este año se han presentado ya 300 solicitudes para rodar exteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de marzo de 2001