La alternativa Graham

El senador Bob Graham llevará al Congreso de EE UU un proyecto para que el país se abra a los productos colombianos

Sin trabajos legítimos, hay más posibilidades de que se perpetúe la violencia y narcotráfico. La alternativa para revertir ese proceso que propone el presidente Andrés Pastrana es que EE UU abra las puertas de su mercado a los productos colombianos y rebaje los aranceles. Pastrana quiere prorrogar y ampliar el acuerdo Preferencias Comerciales Andinas (APTA), que expira el 4 de diciembre y que desde hace una década da trato preferente a 6.000 productos colombianos.

Algunas informaciones señalan que Bush respaldará la solicitud, pero la aprobación está en manos del Congreso, donde llevará el proyecto de manos del senador demócrata por Florida Bob Graham.

La ley Graham extiende el ATPA (Andean Trade Preference Act) al 30 de septiembre de 2005 y equipara las ventajas arancelarias a las que obtuvieron los países caribeños en 2000 bajo el acuerdo del CBI (Caribbean Base Iniciative). La implantación del CBI ha perjudicado la competitividad de los países del ATPA (Bolivia, Colombia, Ecuador, y Peru), pero ha afectado mucho a Colombia. Según el proyecto de Graham, del cual EL PAIS tiene una copia, Colombia ha perdido por el CBI más de 100.000 puestos de trabajo en la industria textil. "Hasta ahora había una inintencionada contradición en la política norteamericana con la región andina, con la reciente aprobación de la Iniciativa de los Países del Caribe (CBI), la región ha perdido muchos trabajos", dijo Graham.

Al menos 10 empresas de EE UU que compran textiles colombianos ya han anunciado que se van del país para establecerse en el Caribe por la reducción de costos. Eso sumaría miles de parados a la elevada tasa actual, el 20%.

La falta de oportunidades y el temor a la violencia ha dado lugar al éxodo de más de un millón de colombianos desde 1995. Según el director de extranjería, Ramiro Carranza, sólo el año pasado más 282.000 dejaron el país, la mitad hacia EE UU. Otros, a países vecinos. Pero la emigración no es lo que temen los países fronterizos, sino la exportación del conflicto. El presidente de Ecuador, Gustavo Noboa, ha pedido a Washington 600 millones de dólares adicionales para compensar los efectos del Plan Colombia.

El secretario de estado Colin Powell ha dicho que hay que abordar el Plan Colombia de forma regional. "Es la única forma de evitar lo que se describe generalmente como el efecto globo. El problema de la droga, en el mejor de los casos, se desplaza", subraya Graham. Ecuador es testigo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

En los dos últimos meses, al menos 21 colombianos han muerto a tiros en Lago Agrio (a 30 kilómetros de la frontera), y el mes pasado la policía encontró dos laboratorios de cocaína y una fábrica de uniformes de las FARC. El flujo de colombianos refugiados ha subido. Ya son cerca de 2.500 los que han pedido asilo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 27 de febrero de 2001.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50