Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÓNICA

Dos selecciones en crisis

España remata ante Inglaterra su ciclo de duelos ante los equipos históricamente más grandes

España juega esta noche frente a Inglaterra (21.00, TVE-1) en un duelo de potencias en estado de crisis. Y no una crisis temporal, sino una bien larga, producida por varios factores. En el caso de España, la falta de una identidad que haya dado sentido al juego durante décadas. Por lo que se refiere a Inglaterra, sus viejas dificultades proceden del estancamiento de un estilo y de los problemas que ha encontrado para regenerarse. Hasta tal punto ha llegado su caída que ha contratado a un entrenador continental, un sueco en este caso. Ha escogido a Sven Goran Erikksson por lo que se supone de sus conocimientos en las ligas de Portugal -dirigió al Benfica- y de Italia, -Sampdoria y Lazio-.

Es curioso que los dos campeonatos más entretenidos, y puede que hasta mejores, del fútbol europeo no logren ofrecer dos selecciones competentes. Tanto España como Inglaterra saben más de lamerse sus heridas que de ganar torneos. Los ingleses, por ejemplo, están muy cerca de fracasar en su camino hacia el Mundial. Su próximo partido, frente a Finlandia nada menos, es una especie de final. Una derrota les dejaría fuera de la competición.

Lo que sucede en España está muy relacionado con lo que ocurrió ayer en la conferencia de prensa. Había más interés en el Madrid-Barça que en el encuentro de esta noche en Villa Park, campo histórico que alberga el partido como consecuencia de la inminente demolición de Wembley. Un altísimo número de preguntas estuvieron destinadas a detectar el estado de los jugadores del Madrid y del Barça, ante la lógica resistencia de los futbolistas. Guardiola, que nunca ha jugado frente a Inglaterra, tuvo que rechazar abiertamente que el partido de hoy distraiga a los jugadores para el sábado: 'De esos partidos no te distrae nada'.

Sin embargo, es cierto que los jugadores españoles llegan con el máximo interés al duelo frente a Inglaterra. El seleccionador, José Antonio Camacho, dijo que jugar contra los ingleses es un privilegio que debe aprovecharse. Guardiola también se manifestó en parecidos términos. Y Helguera. Todos elogiaron el espíritu inglés, conocedores del valor que tiene un triunfo en las Islas.

Para España es un partido difícil por todos los costados. Una derrota continuaría con su mala racha ante equipos poderosos. Se perdió con Francia en la Eurocopa, con Alemania en agosto y con Holanda en Sevilla. Un nuevo tropiezo añadiría más críticas al equipo, que parece demasiado obsesionado con lo que sucedió en la Eurocopa. Algunos jugadores no parecen recuperados de la conmoción. Hoy podría ser un buen día para retomar aire.

Balón al suelo, y a jugar. Esa parece la consigna en el equipo, que cuenta con la baja de Hierro, jugador capital por su autoridad, experiencia y facilidad para jugar el balón. Abelardo ha jugado siempre bien o muy bien en la selección, pero no es Hierro a la hora de conectar con el centro del campo y comenzar el fútbol elaborado que quiere Guardiola, que tendrá a su lado a Helguera.

Erikksson no ha desvelado la alineación. Sólo ha comentado que jugará un 4-4-2, que al frente del equipo estará Beckham como nuevo capitán y que Scholes, cuya importancia es grande en el equipo inglés, jugará a pesar de un conato de gastroenteritis.

Inglaterra: Seaman; G. Neville, Ferdinand, Carragher, Powell; Beckham, Joe Cole, Scholes, Barmby; Heskey y Owen.

España: Casillas; Manuel Pablo, Abelardo, Unai, Sergi; Mendieta, Guardiola, Helguera, Luis Enrique; Raúl y Urzaiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de febrero de 2001