Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:23ª jornada de Liga | FÚTBOL

La portería camuflada del Málaga

El color blanco de la sillería del fondo de La Rosaleda confunde a los jugadores al coincidir con el de postes y travesaño

La sillería de la emergente grada de Fondo del estadio de La Rosaleda ha sido motivo de comentario durante la pasada semana por parte de los jugadores y el cuerpo técnico del Málaga. Los asientos blancos del anfiteatro, aún en obras, fueron colocados para el partido ante el Mallorca y ya se advirtió que dicho color no ofrece una buena referencia de la portería, cuyos palos son, obviamente, blancos. 'Mientras el campo esté lleno, no hay problema porque la gente mitiga esa confusión al tapar las sillas', afirman responsables del club.

Las dificultades de visión para los futbolistas crecen en los entrenamientos sin público y cuando el sol luce con fuerza, ya que las butacas son nuevas y desprenden un mayor brillo [aunque todavía resuena el episodio, esta nueva circunstancia no guarda, sin embargo, relación alguna con el gol en propia meta del portero Rafa ante el Mallorca, ya que en esa ocasión el sol influyó de forma directa en la visión del guardameta local].

Algunos jugadores restan importancia al color de las sillas mientras otros se muestran preocupados y ven necesario y urgente el cambio. Joaquín Peiró ya informó a los directivos antes de la cita con el Mallorca, por lo que la inquietud existe. En cualquier caso, el entrenador, cansado de hablar del tema, se queja: 'La que se está montando para cambiar unos sillones'. El capitán, Bravo, quita hierro al asunto y afirma, desinhibido: '[Si no sustituyen las localidades], ya procuraremos adivinar dónde está la portería para meter los goles'.

En principio, el Málaga había previsto que el anillo inferior fuera de color blanco y el superior de azul. Pero reemplazar las sillas blancas por las azules no es viable, ya que no coincide el sistema de anclaje de los asientos en ambos anfiteatros.

La Liga Nacional de Fútbol Profesional aporta el mobiliario a la remodelación de La Rosaleda. Su representante, Julio González, encargado de seguir la evolución de las obras, advierte de que se están buscando alternativas. Las fórmulas son diversas: desde la disposición de franjas azules y blancas tras la portería a la decoración con motivos referentes al club, que decidirá la opción que desee. El gerente del equipo, Baltasar Artero, asegura que el cambio de las localidades es inminente y que el Málaga jugará con la actual apariencia de la grada un partido más a lo sumo.

La Rosaleda, que pertenece a la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Málaga y la Diputación, fue remodelada con motivo del Campeonato del Mundo de España 82 y, actualmente, es el único estadio de Primera que no tiene tornos para el control de seguridad en la entrada. Casi 20 años después de su última puesta a punto, las nuevas actuaciones, que pretenden darle modernidad, no están exentas de colorido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de febrero de 2001