Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:Vendée Globe (Vuelta al Mundo para solitarios) | VELA

La Vuelta al Mundo en 90 días

Michel Desjoyeaux circunnavegó la tierra en 93 jornadas, nuevo récord, y Ellen MacArthur en 94

No era el máximo favorito, pero supo ser el más astuto en una de las grandes aventuras del deporte moderno. Michel Desjoyeaux, de 34 años, casado y con tres hijos, no sólo se convirtió la noche del sábado en el más rápido de la Vuelta al Mundo a vela para navegantes solitarios sin escalas y sin ayuda, sino en el más completo. Suele suceder

en las grandes gestas de resistencia. Vence el que sabe dosificar mejor sus fuerzas, el más práctico. Por ello, y con las mejoras técnicas de los barcos, su PRB de 60 pies, 18,28 metros de eslora, 5,40 de manga y 9,2 toneladas de desplazamiento, con 560 metros cuadrados de superficie vélica, batió el récord de la prueba, la Vendée Globe, por más de 12 días. Dio la Vuelta al Mundo, tras salir del puerto francés de Les Sables d'Olonne el 9 de noviembre y regresar al mismo, en sentido oeste-este, en 93 días, 3 horas, 57 minutos y 32 segundos. Christophe Auguin, en la pasada edición, hace cuatro años, circunnavegó la tierra en 105.20.31.23.

Todo ha quedado superado. Incluso con el asombro de la pequeña británica (1,57 metros) Ellen MacArthur, de 24 años (10 menos que Desjoyeaux), la más joven de los participantes, que terminó anoche en 94.04.25.40, a poco más de 24 horas del líder, al que estuvo a punto de dar caza. Pero problemas con las velas se lo impidieron.

Energía alternativa

Desjoyeaux se escapó literalmente en cabeza de la prueba, que ya no dejaría, a finales de año, al sur de Nueva Zelanda, cuando aún quedaba casi todo el inmenso Pacífico por navegar. Y el mejor ejemplo de su navegación inteligente lo demostró en la forma cómo superó la avería que le privó de usar el motor para recargar las cuatro baterías de 135 amperios de que disponía el PRB. Para conseguir la energía necesaria dentro del barco, Desjoyeaux tuvo que recurrir a otras dos fuentes energéticas: un sistema eólico, que le podía facilitar hasta 5 amperios por hora y otro solar, con 15 paneles que le añadirían otros cinco para llegar a los 180 amperios mínimos diarios. Se dosificó y se arregló con ello.

Desjoyeaux, como MacArthur, tuvieron en esta edición un tiempo más clemente que en la trágica anterior, incluídas desesperantes encalmadas. Pasaron sustos con icebergs en los mares del Sur, pero debieron estar mucho más alerta (con el radar imprescindible en horas de sueño) para evitar el tremendo tráfico de cargueros, especialmente en las últimas 1.000 millas, en plena ascensión por el Atlántico hacia el Norte.

En la otra gran regata actual, la del Milenio, los enormes catamaranes (fórmulas 1 bien diferentes a los monocascos y con 14 tripulantes), vuelan casi por el mismo recorrido. El líder, Club Med, ya ha doblado el mítico cabo de Hornos, en apenas 41 días. Con jornadas récord de 655,2 millas (1.214 kilómetros), como la del día 8, su Vuelta al Mundo será en menos de 80 si no le surgen contratiempos. Supera por 820 millas al segundo clasificado, el Innovation Explorer, que ayer pasaba muchos apurosen una zona de bajas presiones con vientos de 50 a 55 nudos, sobre los 100 kilómetros por hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de febrero de 2001