Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las virtudes agilizadoras del Deportivo de Lendoiro

El club más beneficiado por las nacionalizaciones ultrarrápidas de algunos futbolistas es el Deportivo de A Coruña, precisamente el equipo español que más se ha distinguido últimamente por importar jugadores del mercado latinoamericano.

La primera experiencia nacionalizadora de la entidad presidida por Augusto César Lendoiro, quien enseguida vio las virtudes de conocer la inscripción que permitía acelerar los trámites en caso de necesidad perentoria, se produjo en 1996 y consistió en nacionalizar al brasileño Mauro Silva en diciembre de ese año. Los trámites por entonces, cuando aún no se había dado la orden agilizadora de abril de 1997, le tomaron seis meses, lo que no era mal plazo.

Esa marca, sin embargo, quedó hecha añicos en 1999. El Deportivo, con una saturación de foráneos por entonces -sólo pueden jugar al mismo tiempo tres no comunitarios y contaba con Naybet, Djalmi-nha, Hadji, Abreu, Bassir y Conceiçao-, fichó en agosto de 1998 a Turu Flores, delantero argentino procedente de Las Palmas, y a Gabriel Schürrer, central tambiém argentino del Racing. Los dos fueron poco después españoles.

A Schürrer, que solicitó la nacionalización en noviembre de aquel año, justamente a los dos de su llegada a España, se le notificó la concesión el 15 de enero de 1999, que no era una fecha cualquiera: ese día terminaba el plazo de inscripción en la Liga de futbolistas para la segunda vuelta al cerrarse el mercado de invierno. Y así lo recoge su expediente, en el que figura un escrito motivado que pide diligencia, ya que, si no se le inscribiese como español antes del 16 de enero, el jugador se quedaría sin trabajo y se 'causaría un perjuicio a la entidad'. Es la cláusula de la necesidad perentoria aplica a rajatabla.

Los trámites de Turu Flores se iniciaron después, en mayo de 1999, y se concluyeron apenas tres meses más tarde, en agosto, con lo que el goleador argentino dejó de ocupar plaza de extranjero en la Liga que iba a comenzar pocas semanas después.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de febrero de 2001