Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:OPEN DE AUSTRALIA | TENIS

Hingis y Capriati llegan lanzadas a la final

La suiza venció a Venus Williams, la estadounidense a Davenport y Agassi eliminó a Rafter

La final femenina del Open de Australia promete emociones fuertes. La suiza Martina Hingis, de 20 años, y la estadounidense Jennifer Capriati, de 24, se han plantado en ella en plenitud de condiciones. Hingis, número uno mundial, ha superado un nuevo desafío en su carrera al dar cuenta por vez primera en un mismo torneo de las dos hermanas Williams. En cuartos de final tuvo que forzar al máximo para superar a Serena y ayer propinó una tremenda paliza a Venus, a la que borró de la pista cediendo únicamente dos juegos y cerrando la disputa en 53 minutos.

Martina había perdido las tres veces que había tenido que verse las caras con las estadounidenses. En 1998 en el torneo de Miami y un año después, en Roma, sucedió lo mismo: venció a Serena en cuartos de final, pero cayó ante Venus en las semifinales. Y en 1999, en el Open de Estados Unidos, venció a Venus en semifinales, pero perdió ante Serena en la final. Ayer, ante Venus la historia fue muy diferente. 'Sabía que si la mantenía en el fondo de la pista la dominaría. No seré nunca tan grande ni tan fuerte como ella o su hermana, pero tengo mi estrategia, y esta vez me ha funcionado', afirmó Hingis. La jugadora suiza no permitió que Venus subiera a la red y se valió de su porcentaje de acierto en el primer servicio (78%) para imponerse con rotundidad.

Hingis, que ya ganó el Open de Australia en 1997, 1998 y 1999, y que el año pasado también fue finalista, es clara favorita para adjudicarse el título. Pero enfrente va a encontrarse con una rival en el mejor momento de su carrera. Capriati volvió a demostrar que se encuentra en el camino del que se apartó a causa de las drogas, de su cleptomanía y del divorcio de sus padres. Después de casi dos años de ausencia de las pistas y de un periodo en el que ha tenido que volver a adquirir el nivel físico y de juego que había perdido, Capriati está de vuelta, totalmente recuperada. Así lo ha demostrado especialmente desde que en octavos de final se deshiciera de la española Marta Marrero. Luego derrotó a Monica Seles y ayer venció a su compatriota Lindsay Davenport para presentarse por vez primera en una final de un Grand Slam. Los antecedentes de la final son concluyentes: las cinco veces que se han medido ha ganado Hingis. Ayer, tras derrotar a Davenport, Capriati dio por superados sus malos años. 'Me he quitado una pesadilla de encima', exclamó la jugadora que en 1990 se convirtió en la más joven semifinalista de Roland Garros, con 14 años.

En el cuadro masculino, André Agassi, ganador del torneo en 1995 y el año pasado, volvió a clasificarse para la final a costa del ídolo local Patrick Rafter, que sufrió problemas musculares en un partido agotador que duró tres horas y siete minutos. Agassi se enfrentará en la final al vencedor del encuentro entre los franceses Arnaud Clement y Sebastien Grosjean que se debía disputar esta madrugada. Rafter llegó a dominar por 2-1 gracias a su juego ofensivo con 22 saques directos y 129 subidas a la red, donde ganó 81 puntos. Pero tuvo que ser atendido al finalizar el cuarto set y al volver a la cancha ya no podía moverse para alcanzar los duros golpes de su rival. Perdió el saque en el cuarto juego (3-1) y Agassi no perdonó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de enero de 2001