Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere la suegra del parricida que mató a hachazos a su mujer

La suegra del parricida que el jueves de la semana pasada mató a hachazos a su esposa falleció ayer en el hospital Carlos Haya de Málaga. La mujer, de 81 años, no pudo superar las secuelas de los golpes que su yerno le propinó con el mismo arma con la que acabó con la vida de su hija. Francisca M. murió a las 9.15, tras permanecer ocho días en coma. La mujer fue intervenida la misma mañana en que se produjo la agresión para pararle la hemorragia cerebral provocada por los hachazos, pero desde entonces los facultativos dudaron de la posibilidad de que superara las lesiones debido a su gravedad, a su avanzada edad y a que hacía seis meses había sufrido una trombosis. Aunque en los últimos días experimentó una ligera mejoría que motivó su pase a planta desde la UVI, finalmente los médicos no pudieron hacer nada para evitar su muerte.

El agresor, A.N.M., de 52 años, continúa ingresado en el hospital malagueño debido al aplastamiento que se produjo en una vértebra al intentar suicidarse tras el ataque a cuatro miembros de su familia. Debido a la conmoción emocional que sufre, aún no ha sido llamado a prestar declaración por el juzgado que investiga los hechos. Su hija, C.N.P., a la que también asestó un hachazo que le desfiguró la cara, le fracturó el maxilar y le rompió varios dientes, evoluciona favorablemente de la intervención que se le practicó también el mismo día de la agresión. La joven, de 16 años, sigue hospitalizada en el Carlos Haya. Sólo el hijo del agresor, D.N.P., de 19, pudo ser dado de alta el mismo día del suceso después de que le fuera suturada la oreja que su padre le cortó con el arma con la que mató a su madre y a su abuela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 2001