Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Trabajo contra el cáncer

La concejal Amelia León recibe hoy la Medalla de Huelva entre el reconocimiento de los vecinos

Aquel día del otoño de 1994 Amelia León, Meli, desarrolló lo que para ella constituye una jornada habitual de trabajo. Su enfermedad -un cáncer- no le impedía llevar a cabo su tarea porque ella ha afrontado este mal con una naturalidad y un coraje formidables. Se levantó a las siete de la mañana y escuchó las noticias locales en la radio. Luego, pasó siete horas en el Ayuntamiento de Huelva, asistió a un almuerzo entre políticos, estuvo en una reunión de partido, visitó dos asociaciones de vecinos y finalmente acudió a una cena de concejales y periodistas en la Peña Flamenca de Huelva. Allí le presentaron a la entonces nueva delegada provincial de Salud de la Junta en Huelva, Ana María Ruiz Mateas, una doctora procedente de Sevilla. En un momento determinado, Ana María Ruiz Mateas le dijo:

- Meli, yo fui quien analizó la parte del estómago que te extirparon.

No eran buenas noticias las que resultaron de aquel análisis. Pero Meli siguió adelante, en sus puestos como concejal del PSOE en el Ayuntamiento onubense y vicepresidenta en la Diputación Provincial. Todos los que la conocen coinciden en un calificativo: luchadora. El Ayuntamiento de Huelva, a propuesta del alcalde, Pedro Rodríguez, del PP, concede hoy a Amelia León la Medalla de Huelva a la Participación Ciudadana. 'A mi madre este tipo de premios no le gustan. No se trata de falsa humildad. Siempre piensa que hay gente que merece estos reconocimientos más que ella', afirma Esperanza, de 30 años, una de sus tres hijas.

Amelia León, de 57 años,es concejal del Ayuntamiento de Huelva desde 1983. Siempre dedicada a cuestiones sociales, parcela en la que ha desplegado una labor tan positiva que lo reconocen desde todos los partidos. La introdujo en política el entonces alcalde de Huelva, José Antonio Marín Rite. 'Llegó al socialismo desde el cristianismo. Es una mujer de sentimientos cristianos muy profundos. Siempre ha concebido la protección social como un derecho, no como algo relacionado con la beneficencia', señaló ayer Marín Rite.

Aficionada a la pintura y a la lectura, es una mujer profundamente humana. 'Una persona muy maternal', afirma José Juan Díaz Trillo, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Huelva. Amelia León, en la pasada campaña para las elecciones municipales, no olvidaba ninguna noche llevar caldo caliente para Díaz Trillo, y en el coche le ponía el disco Lorquianas, de Ana Belén, porque sabía que esa música relajaba al candidato, que es escritor.

Pedro Rodríguez asegura que la edil merece este premio porque 'hay políticos buenos, que trabajan muchísimo y dan su vida por los demás'. Y Esperanza explica: 'La política la absorbe. A la familia nunca nos ha dedicado el tiempo que hubiéramos querido. Pero cuando está con nosotros se entrega totalmente'.

El cáncer se le manifestó en 1992, cuando trabajaba intensamente en el proyecto del Plan Urban, que ella elaboró e impulsó. Inmediatamente miró para otro lado. Realizó varios viajes a Bruselas como si nada ocurriera y, al final, la Unión Europea concedió a Huelva 2.500 milones de pesetas de aquel plan.

Trabaja contra la enfermedad. Sólo habla de futuro. 'Ella se abandona a los demás. Las mujeres aguantan bien el dolor físico. Mi madre no se queja nunca. Siempre está con buena cara', indica Esperanza. La concejal no podrá acudir hoy a recoger su medalla. Lo hará por ella María del Mar, su hija menor. Ahora Amelia se halla en la cama, pero su sombra está de pie por toda Huelva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2001