Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

A los Reyes Magos de Poniente Norte

Somos un distrito de Córdoba que el año pasado no recibimos los juguetes que queríamos, sino que nos mandaron por error un escalextrics que no habíamos pedido. Ya nos quejamos a sus reales pajes y, tras muchas gestiones y mucho mandarnos a una ventanilla a otra, prometieron llevárselo. También se le olvidaron otros regalos que prometieron traer en unos días en cuanto estuvieran más relajados. Todavía no nos han llegado.

Como no queremos molestar mucho, este año no vamos a pedir regalos nuevos, sólo queremos recordarles los regalos que tenemos pendientes. Hay una ronda 'de carácter urbano e integrador' que no acaban de encontrar en el almacén. La que mandaron con escalextrics no es la nuestra. Si es que es una que les sobra del Cairo y nadie la quiere, véndanla, pero la nuestra es sin escalextrics. Actualícenle ustedes a sus diseñadores de juguetes sus apuntes y manuales para que no sigan empeñados en hacer las rondas a la antigua, con cuanto más escalextrics mejor.

Tampoco terminan de encontrar sus reales pajes una variante que dicen ya teníamos concedida desde 1986. La plaza de la iglesia de las electromecánicas está rota y hace años que dijeron que vendría el real servicio a remendarla. También deben de tener extraviado por algún sitio un instituto y un centro de mayores. Bueno, y siempre se les olvida el cochecito de policía de barrio tan mono, con sus luces y sus guardias, con gorras, dando vueltas por estos barrios. También necesitamos unas aceras para ir a Córdoba. Eso no nos lo han prometido ustedes nunca, aunque siempre lo pedimos. Pero es que hemos visto que en otras partes las personas andan por aceras, y nos han entrado ganas de vivir la experiencia en nuestros barrios. Creemos que ya va siendo hora de que nosotros dejemos de ir por la cuneta de una carretera.

El apeadero de camellos que han puesto en el merendero junto al viaducto y en otros puntos del distrito ya va siendo hora de que lo limpien un poco. Majestades: dejen de usarnos de apeadero y suelten un regalo de vez en cuando, ¿o es que nosotros no estamos en su censo?-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2001