Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

American Airlines comprará la histórica TWA tras la tercera quiebra de esta compañía

En la nueva situación, United y American pasarán a controlar, a partes iguales, la mitad del mercado aéreo de Estados Unidos. Trans World Airlines desaparecerá de los aires y la compañía que transportó papas, presidentes y otras grandes figuras mundiales irá a los libros de historia a hacer compañía a Eastern Airlines y PanAm.

Trans World Airlines lleva una docena de años en números rojos y mañana tiene previsto plantear ante el juez una solicitud de quiebra, la tercera desde 1992. American Airlines se presentará como salvador de la atribulada TWA y ofrecerá hacerse cargo de los 143 aviones de su flota, sus 20.500 empleados y sus deudas a cambio de una cifra estimada en 2.000 millones de dólares.

El año pasado, TWA cumplió 75 años, pero las cuentas no daban para champaña. En 1999 fue la única de las grandes compañías que perdió dinero, pese a la mejora del servicio y la satisfacción de los usuarios: los 353 millones de dólares en números rojos eran el peor resultado desde la segunda reorganización, que empezó en 1995. En los nueve primeros meses de 2000, TWA acumuló pérdidas por valor de 115 millones de dólares (unos 20.000 millones de pesetas al cambio actual). A 30 de septiembre, sólo le quedaban 157 millones de dólares en los bancos y la próxima semana debía comenzar a pagar deudas por un montante de 100 millones.

Trans World Airlines pareció remontar el vuelo en 1996 y sus acciones se cotizaron entonces a 23,75 dólares. El desastre del vuelo 800, el jumbo que estalló en julio de aquel año en el aire al poco de despegar de Nueva York rumbo a París, se llevó por delante la confianza en la compañía, por cuyo papel se pagaba en Wall Street a finales de 2000 un solo dólar.

La quiebra de TWA se ha convertido en una oportunidad de oro para American Airlines, empeñada en contrarrestar el crecimiento de United, el gigante de Chicago, que con la prevista adquisición de US Airways, la sexta compañía de Estados Unidos, por 11.600 millones de dólares (unos dos billones de pesetas), pasará a controlar el 26% del mercado nacional.

Acuerdo entre rivales

En una rara aproximación entre rivales, United ofreció hace tres meses a American hacerse cargo del 20% de US Airways para poner el remedio antes de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos pusiera trabas a la operación por cuestiones de competencia. Chicago Tribune informaba ayer de que American recibirá de United activos valorados en más de 2.000 millones de dólares por 'bastante menos' de 1.000 millones, según fuentes conocedoras de la operación. Este acuerdo, más la absorción de TWA, equipara las dimensiones de United y American, que pasará del actual 17% del mercado al 25%. Delta queda como tercera en discordia, con alrededor del 15%.

Como parte del acuerdo entre United y American, radicada en Fort Worth (Tejas), ambas gestionarán a medias el lucrativo puente aéreo Boston-Nueva York-Washington de US Airways. American entrará también con el 49% en DC Air, una compañía en formación que se iba a hacer cargo de los activos sobrantes de la fusión entre United y US Airways.

American, que posee el 1% del capital de Iberia, añadirá 229 aviones a su flota de 700 y, sobre todo, se quedará con el hub (centro de conexiones) de Saint Louis, desde donde operaba TWA, capital para su expansión en los vuelos de costa a costa y para descongestionar los de Chicago, que se ha convertido en un infierno para los pasajeros, y Dallas-Fort Worth. La compañía, ampliada, tiene planes para aumentar el número de sus vuelos transatlánticos y espera mejorar las onerosas condiciones financieras con que Boeing y los proveedores de combustible cargaban a una TWA sin ningún crédito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de enero de 2001

Más información

  • La segunda aerolínea del mundo también adquirirá parte de US Airways a su rival United