Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

San Francisco despide a Rice

El mejor receptor de la historia de la NFL dice adiós a los 49ers

Cada final de temporada marca la hora del adiós de algún grande, pero sólo muy de vez en cuando ese adiós es el de una generación. Así de emocionado estaba el domingo San Francisco, con el último partido en casa como 49er de Jerry Rice, el último representante de los gloriosos años ochenta del fútbol americano a la vera del Golden Gate, la era de los títulos, de Joe Montana, Ronnie Lott o Steve Young.Era el Jerry Rice Day el domingo en San Francisco, con los patéticos Bears de Chicago como invitados. Los visitantes hicieron, una vez más esta temporada, el ridículo y Rice pudo decir adiós con una victoria, por 17-0 esta vez. Todo había sido preparado para un día de gloria del veterano Rice, de 38 años, tres veces campeón de la National Football League, líder absoluto en la liga de fútbol americano en recepciones, yardas y ensayos, siempre con el rojo y oro de los 49ers, equipo al que llegó en 1985. Antes del partido, su hija, Jaqui, de 13 años, cantó el himno nacional.

Terrel Owens reveló que las 15 primeras jugadas habían sido pensadas para que Rice brillara con sus recepciones, carreras e, idealmente, un ensayo. Nada más ponerse el balón en juego, Rice burló a su defensor y avanzó 25 yardas. El estadio se venía abajo, como en los viejos y buenos tiempos de la sociedad Montana-Rice. Fue un espejismo. No hubo más brillo. En el resto del partido, Rice sólo tuvo otras seis recepciones, para ganar un total de 76 yardas.

Los Bears sabían que todo el juego de los 49ers iba a girar en torno a Rice y le marcaron a conciencia. En su celo dejaron totalmente libre a Owens, a quien una y otra vez pasó el balón el quarterback Jeff García. Owens recibió el balón 20 veces, superando la marca absoluta de 18 recepciones en un solo partido vigente desde 1950. De paso, destrozó el propio récord de los 49ers, que no tenía sino Rice, con 16 capturas. Owens estaba pesaroso de su hazaña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de diciembre de 2000