_
_
_
_
_
INICIATIVAS - Francisco Fernández

El empresario impulsa la expansión de Internet en la región Tecnología joven

Todavía recuerda cuándo y cómo se compró su primer ordenador. Tenía 16 años y adquirió uno, con dinero propio ganado después de dar clases de informática a niños de entre cinco y 12 años de un colegio de Torreblascopedro. Estuvo ahorrando durante dos años para poder tenerlo. Antes había manejado ordenadores, el que le compraron sus padres a los 12 años, pero no tenía aún ni disco duro.Cuando ya tuvo el suyo, ganado con su esfuerzo, pudo empezar a abrirlo, mirar qué había dentro y tocar cuanto quiso. Francisco Fernández, ahora, con 23 años, ya tiene dos empresas diferentes, una dedicada a informática y venta de ordenadores, Linared, y otra constituida con un socio sevillano, Andrés Marchante, llamada Iwan 21 Network, que comparte sede entre Sevilla y Linares (Jaén) y se dedica a ser servidor del sistema operativo Linux junto a la consultoría de comunicaciones para grandes empresas. Con Iwan 21 realiza estudios de seguridad y la fórmula para que los sistemas de comunicación sean lo menos gravosos para un empresario.

Francisco Fernández desde septiembre de 1999 es distribuidor de Internet vía satélite y desde enero forma parte de la primera empresa de servidores Linux de Andalucía. Pero el trabajo que más abunda para Francisco Fernández en estos momentos es el de la instalación de cibercafés, los bares conectados a Internet en los que se alquilan los ordenadores y la conexión por horas.

Ya es responsable de la instalación de una cuarentena situados en ciudades como Jaén, Oviedo o Sevilla. En ésta última ha colaborado con otras empresas en la instalación de un café en el que hay 160 ordenadores funcionando y concretamente se ha encargado de situar los equipos satélite.

Lo que comenzó como una mera afición para este joven se ha convertido ya en una profesión en la que él asegura que está el futuro del mercado laboral. "Sin duda ahí está el futuro para miles de jóvenes". A él hasta el momento nunca le ha faltado trabajo. Con 13 años ganó la fase autonómica de la Olimpiada Matemática. Eso, advierte, le ha abierto puertas en el mercado laboral porque engrosa el currículo cuando la juventud tiene la desventaja de provocar desconfianza ante los demás. Pero no sólo es que no ha tenido nunca cerca la amenaza del paro, sino que ya ha creado cinco puestos de trabajo para otros jóvenes, cantidad que se va a incrementar en breve por la ampliación que supone la actividad que se desarrolla en las dos empresas. Iwan 21 apenas tiene cuatro meses de vida.

Todo lo relacionado con las nuevas tecnologías es objeto de su curiosidad. Con 17 años ya tenía trabajo -"sin contrato", advierte- en una empresa de informática de Linares que ahora no existe. Se encargaba de decir dónde se compraban los ordenadores más baratos, realizaba el trabajo de mantenimiento de los que se vendían, hacía de servicio técnico. Un poco de todo, que le sirvió para ejercitarse.

"Después he aprendido de los libros y, sobre todo, de la gente que sabía mucho más que yo. La suerte que creo que he tenido ha sido caerle bien a gente mayor que se ha dedicado a enseñarme", resalta Francisco Fernández. El interés por la informática le llevó a Málaga en 1995 para matricularse en la universidad. "Pero me deprimí muchísimo porque no aprendía nada. En el primer cuatrimestre de clases estaba entre los 10 primeros de mi grupo, pero en el segundo cuatrimestre apenas iba a clase". Lo intentó en otros estudios, la diplomatura de Telemática, "que prácticamente daba las mismas asignaturas", pero con la ventaja de que estaba en Linares.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Así compatibilizaba estudios con trabajo. Se siguió matriculando, "pero sólo para no tener que ir a la mili". No terminó los estudios en la universidad y se decantó por montar su propio negocio. Con la empresa Linared forma ahora parte de la asociación Eticom-Jaén, que engloba a las empresas relacionadas con las nuevas tecnologías.

Los cibercafés le siguen dando trabajo, es un sector que no para de crecer, pero su verdadero interés se encuentra en el asesoramiento empresarial. "Mi futuro profesional seguirá por donde haya más demanda".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_