Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

La vida habla

La vida habla en el silencio y a veces, también, regala bellas canciones, poemas, relatos y dibujos como los de Julio Bustamante en su último disco libro.Editado por El Europeo, Karonte y la Fundación Autor de la SGAE, el álbum de La vida habla es el séptimo disco de este inclasificable músico valenciano. Julio Bustamante llevaba cuatro años de silencio, cuatro años oyendo la vida, desde que, en 1996, El Europeo editara su Sinfonía de las horas, un disco libro que alcanzó un insospechado éxito de ventas y de difusión radiofónica. Y tal vez haya habido que esperar esos cuatro años porque, como dice el tema que da título al disco, mientras dormimos la vida nos abre su mejor tesoro.

Pero la espera ha valido la pena. En este nuevo álbum hay doce temas completamente inéditos. Los otros dos son, por un lado, una versión, que Bustamante llama original, de Si fueras tú, que compuso en 1981 y grabó con In Fraganti en 1984, y, por otro, una interpretación de Margarita, la popular canción de Richard Cocciante Margherita non c'é, que en principio despreció "por hortera" y que luego le subyugó en la voz de Mina.

Bustamante ha contado para este disco con tiempo y con la colaboración de numerosos amigos, empezando por la portada, que es obra del diseñador y, aunque a veces se olvide músico, Carles Barranco. Y así a su propia guitarra se suman las de Ariel Rot, Remigi Palmero (impecable en Capazo de gatos), Carlos Carrasco y Alberto Tarín, responsable de la producción y, junto al autor, de los arreglos musicales. Los dibujos con que Bustamante acompaña sus poemas son una recreación de su paisaje más próximo, Valencia, y de sus sueños de inmensidad, el monte y el mar. Junto a ellos, Calpurnio, el impagable padre de Cutlas, ha hecho un retrato de la habitación del músico, con las medianeras y carteles publicitarios de la calle Mossen Femades recortándose sobre su ventana. No menos curiosos resultan los relatos en los que se mezclan divagaciones interiores y exteriores, el sexo, la ciudad de Valencia y la resistencia ante la conquista del espacio íntimo por la televisión con una divertida anécdota protagonizada por su abuela Pilar.

Entre las canciones destacan las baladas de amor, pero también temas de combate como Perdición song, contra la cocaína, o Estadio-Establo, sobre el fútbol como manipulación de las pasiones.

Compuesta a partir de un texto de Jalil Gilbran, el tema La vida habla, la canción que da título a todo el disco libro, es una síntesis del momento poético musical que vive Bustamante, lo que en él equivale a decir existencial: "...Cuando la vida habla, amigo, todos los vientos cantan una canción que nadie oyó jamás (...) porque la canción de la vida nos enseña a comprender no a ceder (...) y no es difícil derramar gotas de alegría, de alegría no más".

De venta en los establecimientos del ramo y si los pinchadiscos de las radios tienen un gramo de sensibilidad y las multinacionales lo permiten, mañana en las mejores emisoras musicales. Así que, amigas y amigos, bienvenidas sean estas entrañables fiestas navideñas, aunque sólo sea por servir de excusa para regalar este libro disco y celebrar con la música de Bustamante que la vida habla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de diciembre de 2000