Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Volver a nacer

Soy un accidentado de moto casi orgulloso de serlo. Me explico: aparte de estar vivo y, gracias a ello, poder marear a quien me lea, he ganado una visión de la vida y de las cosas que no suele disfrutarse a tan temprana edad. Pero aun y así, espío mi espalda y descubro un pasado no del todo desastroso, pero que tampoco incentiva mi orgullo. A mi temprana treintena recuerdo incrédulo cómo recorría grandes distancias a través de autopistas y sinuosas carreteras también sólo atento al cuentakilómetros y al rugido del motor. No me emocionaba el paisaje que surcaba, sino únicamente deseaba que las temblorosas manos de la chiquilla que me perseguía sentada en mi mismo sillín, me abrazase con fuerza como implorando que disminuyese la velocidad. Eso era mi más anhelado premio, aguardar a que terminase la travesía para soportar sonrientemente las reprimendas por conducir como un loco.Ahora que puedo andar pero no correr, escuchar música pero no bailar, bañarme pero no nadar, ahora puede que haya llegado el momento de pensar por primera vez sin buscar aumentos de gozosas sensaciones.

La vida no es sentirse inmortal, ni tampoco llegar antes sin preocuparse de recordar, ni siquiera competir por inexistentes premios de yo gano ahora o atraigo los ojos de aquélla por las arriesgadas piruetas que interpreto. Todo eso es irreal. Os lo dice uno que salió de un largo coma con diversas secuelas y ahora sentado en su vejez juvenil ve un incierto porvenir de puede que muchos días en que aquello que desee lo veré filmado, fotografiado o escrito y poco más. Puede que a quienes pilotéis motocicletas de diversa cilindrada ni siquiera os impresione leer a alguien que fue tan o más inconsciente que vosotros/as y que ahora habla como el más anciano del lugar. Empecé a teclear este texto añorando ser leído por muchas gentes varias y lo acabo deseando que te acaricie la conciencia sólo a ti, inmortal motorista que me lees. Amén. -

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS