Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'La Traviata' vuelve al Maestranza con la dirección musical de Plácido Domingo

La dramática historia de amor que viven Violetta Valéry y Alfredo Germont en la ópera de Verdi La Traviata vuelve al teatro de la Maestranza de Sevilla, después de ocho años, con dirección musical del tenor Plácido Domingo y de Massimiliano Stefanelli. El montaje, del que se han programado seis funciones desde el próximo día 4 (lo que supone una novedad, pues nunca se habían representado más de cuatro), es una coproducción de las óperas Royal de Wallonie, Washington y Los Ángeles. Cuenta con la dirección escénica de Marta Domingo, que ha querido mantener "la estética 100% romántica de una producción clásica". Las sopranos Ainhoa Arteta y Stefania Bonfadelli son las principales intérpretes (en el papel de Violetta) junto a los tenores Marcus Haddock y Javier Palacios, como Alfredo Germont.Ésta es la primera vez que el teatro sevillano representa una ópera con doble reparto, en el que los cantantes interpretan el mismo rol en días diferentes para aumentar el número de funciones. No sólo los intérpretes, también Domingo y Stefanelli alternarán en la dirección musical de la ópera, estrenada por Giuseppe Verdi en 1853 en Venecia sobre el libreto que Francesco Maria Piave escribió basándose en la célebre novela de Alejandro Dumas La dama de las camelias.

Para Plácido Domingo, que ha dirigido a la orquesta en este mismo escenario para montajes operísticos con Caballé, Carreras y Teresa Berganza, La Traviata es una de las óperas difíciles de Verdi, precisamente por su gran popularidad. "La Traviata, El trovador y Rigoletto quizá no tengan la dificultad técnica de otras obras, pero hay una tradición por la que los intérpretes y directores tenemos que tratar de ser fieles a Verdi sin tener una guía específica. Cada compás puede ser diferente en él", comentó.

Marta Domingon no ha querido cambiar la ambientación de la época: "He respetado el momento romántico en el que se desarrolla, porque adelantarlo en el tiempo hubiera resultado anacrónico. Lo que le pasa a Violetta sólo podía ser en aquel momento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de diciembre de 2000