Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sevillana suprimirá en Almería la antigua central térmica del Zapillo

El concejal de Urbanismo de Almería, Diego Cervantes, ha confirmado el compromiso de Sevillana de Electricidad para demoler las instalaciones "vetustas" de la antigua central térmica del barrio del Zapillo, ubicada en primera línea marítima. Dicho compromiso resuelve el problema estético de la antigua fábrica, aunque el desarrollo urbanístico y el planeamiento del lugar queda más alejado en el tiempo, al igual que el desmantelamiento de las líneas de alta tensión y su soterramiento."En urbanismo, cuando se dan los derechos urbanísticos, el que desarrolla debe pagar los gastos de demolición. No sé si Sevillana lo pagará. Lo que no cabe duda es que en los gastos de urbanización van incluidos los gastos de demolición", aseguró Cervantes.

De este modo, y aunque Urbanismo no ha puesto fecha en la demolición de las naves, Sevillana realizará el desmantelamiento a pesar del litigio mantenido por los terrenos con las familias de los antiguos propietarios.

"Sevillana compró los terrenos que fueron expropiados en 1955 por el Ministerio de Industria bajo la premisa de utilidad pública. Al acabar dicha utilidad, Sevillana se quedó con ellos. Ahora, los reversionistas reclaman esos terrenos pero el Ayuntamiento no entra en eso", dijo el concejal.

Hasta la fecha existen dos fallos judiciales que otorgan la titularidad a los familiares de los antiguos propietarios, excepto en los terrenos donde está ubicada la Subestación de Santo Tomás. A pesar de la existencia de un recurso interpuesto ante el Tribunal Supremo por ambas partes -en contra de los dos fallos anteriores, por un lado, y de la titularidad de la Subestación de Santo Tomás, por otro-, la demolición podría llevarse a cabo en el primer semestre de 2001. "Nosotros hemos hablado con todas las partes y lo que ha hecho el Ayuntamiento es dar los derechos urbanísticos a una parcela", concluyó Cervantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de noviembre de 2000