Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

El drama de Kaprun

(...) La subida a las luminosas alturas del glaciar en la estación de esquí austriaca de Kaprun se transformó en pocos minutos en la peor catástrofe que ha sufrido Austria desde la guerra. (...) Lo que nos anonada es lo inevitable, la impotencia de las víctimas atrapadas, así como la rapidez con la que la muerte siega vidas en este tipo de sucesos. (...) Para muchos austriacos este fin de semana ha sido, retrospectivamente, el Día de Todos los Santos. Los crespones negros en los edificios oficiales, las banderas ondeando a media asta eran la expresión externa de la pesadumbre que oprime a este país desde el sábado; temor por los propios familiares, conocidos, amigos; impotencia frente a este infierno ardiente que repentinamente, y sin que todavía se conozca la causa, aniquiló a más de 150 deportistas. (...)

De momento, no sabemos prácticamente nada sobre las causas que han provocado el infierno en el túnel del funicular. Fallo técnico, imprudencia, negligencia, concatenación imprevisible de circunstancias... Averiguarlo será la fatigosa tarea de los numerosos expertos que el mismo sábado acudieron rápidamente al lugar del accidente, y la investigación puede llevar semanas y meses. Por tanto, en el actual estado de cosas, atribuir responsabilidades es algo enteramente prematuro y fuera de lugar. (...)

Lo único que de momento se puede hacer es detenernos a meditar sobre nuestra caducidad y acompañar en la desgracia a unas familias tan dolorosamente heridas. (...)

Hans Werner Scheidl

Viena, 13 de noviembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de noviembre de 2000