_
_
_
_
_
CINE - EL CERTAMEN REPARTIRÁ CINCO MILLONES EN PREMIOS

El Festival de Alcalá explora el cortometraje español y la producción en Estados Unidos

El Festival de Cine de Alcalá cumplirá este otoño 30 años promocionando el cortometraje español. Lo festejará entre los días 10 y 18 de este mes con un banquete de cuentos de celuloide, que en la sección informativa explorará, con sendos ciclos, el corto español de los noventa y la producción de píldoras de cine en Estados Unidos, desde donde llegaron los tres cortos ganadores de la pasada edición. En la sección competitiva, en la que también hay cortos producidos en Estados Unidos por directores españoles, habrá nuevos premios.

Sus tres certámenes, el nacional de cortos, el regional de vídeo y el de largos de nuevos realizadores repartirán cinco millones de pesetas en premios. Los noventa fueron buenos tiempos para el corto, de ahí que el libro que el festival ha editado sobre la misma se titule La década prodigiosa. El volumen, firmado por José Martín y Luis Ángel Ramírez, estará a la venta a partir de mañana y supone un análisis de cómo -especialmente de dónde se saca el dinero- y por qué se hacen cortos, a pesar de ser un formato con dificultades para llegar a la pantalla grande.Además, continuando con el ciclo iniciado el año pasado, el festival proyectará éste los mejores cortos producidos entre 1995 y 2000. Entre ellos se encuentran todos los premiados en el Festival de Cine de Alcalá, como Esposados, de Juan Carlos Fresnadillo, que luego optó al Oscar. O primeros pasos de cineastas, como Luna, de Alejandro Amenábar; La madre, de Miguel Bardem, o Allanamiento de morada, de Mateo Gil. Todos se someterán de nuevo al escrutinio de un jurado -formado por 50 profesionales de esta industria- que dará su veredicto hoy eligiendo el mejor corto de los noventa.

Aunque lo habitual es dar el paso del corto al largo, el festival mostrará qué pasa cuando es al contrario exhibiendo el ciclo producido por Canal+, en el que directores ya consagrados vuelven al formato del cuento. Se han prestado al reto Mariano Barroso, con Mi abuelo es un animal; Icíar Bollaín, con Amores que matan; José Luis Cuerda, con Primer amor, y Felipe Vega, con Cerca del Danubio.

Otro campo que explorará esta trigésima edición del festival alcalaíno será las escuelas de cine de Estados Unidos y su cosecha de cortos. A ello se dedicarán unas jornadas de debate y un ciclo que proyectará trabajos de autores consagrados, que acaban de terminar sus estudios o que aún están en ello en dos de las más prestigiosas escuelas de cine de Nueva York, campo de cultivo del cine independiente estadounidense: la Tisch School of the Arts y la Universidad de Columbia. Dos ejemplos estadounidenses de lo que se podrá ver en este ciclo: El almuerzo, de Allan Davidson, premiado con la Palma de Oro de Cannes y el Oscar al mejor corto en 1989, y El último aliento, de Kimberley Pierce, director del largo Los chicos no lloran, galardonada también con un Oscar. Y otros tres ejemplos de un español, Jorge Torregrosa, que estudió en la Tisch y cada otoño visitaba Alcalá para inscribir en el palmarés de su festival su último trabajo de fin de curso: Salomé Pamela,me, Retrato de familia y Desiré.

Al certamen nacional de cortos, plato fuerte de la sección competitiva, se han presentado 133 trabajos, 10 menos que en la pasada edición. Los 40 cortos seleccionados optarán a más premios que nunca, ya que se incorporan tres nuevos: el de mejor actor y actriz, acompañado cada uno de 150.000 pesetas, y el del mejor corto de animación, que disfrutará de 500.000 pesetas en servicios de posproducción.

El presupuesto de esta edición del Festival de Cine de Alcalá rondará los 45 millones de pesetas, de los que la Comunidad de Madrid aporta 16, el Ayuntamiento 14 y el Ministerio de Cultura alrededor de dos. El resto del dinero sale de las arcas de patrocinadores privados. Este año ha habido relevo en la dirección, que ha sido asumida por completo por Luis Mariano González, después de dos años de codirección con Pedro Medina, el secretario general de la Academia Española de Cine, que llevaba al frente de este encuentro desde 1986.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Festival de Cine de Alcalá, del 10 al 18 de noviembre, programa completo en http//alcala.henares.net/alcine y, desde el viernes, en la oficina del festival, situada en el hotel Bedel, plaza de San Diego, s/n, de Alcalá.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_