Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reforma de la educación secundaria

Educación pretende reducir en la ESO una hora semanal de música y otra de plástica

La filosofía dobla su tiempo y se convierte en obligatoria en segundo de bachillerato

El incremento de una hora semanal de lengua y otra de matemáticas en el primer ciclo de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (1º y 2º) irá acompañado en los mismos cursos de una reducción de una hora en música y educación plástica y visual, de forma que la carga horaria permanezca igual. Ésta es una de las novedades del texto ministerial que establece el nuevo horario de las enseñanzas mínimas de la ESO. En el bachillerato, la reforma impulsada por la ministra de Educación, Pilar del Castillo, aumenta de dos a cuatro horas semanales el horario de filosofía, haciéndola obligatoria en 2º, además de en 1º.

Lengua extranjera

Las asignaturas de música y de educación plástica y visual se quedan reducidas a una hora semanal entre 1º y 2º de la ESO. No hay ninguna otra materia en esta etapa a la que se le dedique tan poco tiempo. Siguen a estas asignaturas la educación física (con una hora semanal para cada uno de los cuatro cursos de la ESO), la religión o las actividades de estudio (con tres horas semanales en cada curso), y la tecnología (con tres horas y media, a repartir entre 1º y 2º, y dos, para 3º y 4º).

La materia que queda mejor parada con la reforma es la lengua española (con 7 horas semananales en 1º y 2º y 6,8 en 3º y 4º), seguida de lengua extranjera (seis horas en 1º y 2º y 6,8 en 3º y 4º) y de matemáticas (cinco horas en 1º y 2º y 4,5 en 3º y 4º).La disminución de la carga horaria de plástica y música permite mantener la carga horaria de las enseñanzas mínimas de la ESO, a pesar del aumento que registran lengua y matemáticas. De este modo, permanece intacto para 1º y 2º de la ESO el horario de 36,5 horas semanales, y de 34, para 3º y 4º.

El incremento de una hora de las materias de lengua y matemáticas en 1º y 2º de ESO ya lo han puesto en marcha algunas comunidades como Andalucía, Cataluña o el País Vasco. Sin embargo, estas comunidades no han optado por reducir otras materias para hacer, simplemente han aumentado la carga horario de estos cursos de 28 horas semanales a 30, como está en los otros dos (3º y 4º) de la ESO.

Las asociaciones de profesionales han pedido reitedamente que se aumente el horario de asignaturas como la cultura clásica, la tecnología o la música. El presidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos, Francisco Rodríguez Adrados, ha señalado que la propuesta del Gobierno le parece "insuficiente" ya que su única contribución a la cultura clásica es establecerla como oferta obligada en todos los centros dentro de las optativas. Ésto la lleva a competir con asignaturas tan populares entre los alumnos como la segunda lengua extranjera y la informática.

El proyecto del Gobierno indica en su anexo II -dedicado al horario- la distribución de las materias optativas. Así señala que las ciencias naturales de la ESO podrán dividirse en dos materias diferentes: biología y geología, por un lado, y física y química, por otro. Y, en el caso de que se haga esa separación, "los alumnos elegirán dos materias entre las cinco siguientes: biología y geología, física y química, educación plástica y visual, música y tecnología".

También establece que en 4º de ESO se debe añadir, dentro de las horas dedicadas a las asignaturas optativas, 4,8 horas semanales para dos áreas a elegir entre ciencias de la naturaleza, educación plástica y visual, música y tecnología.

En cuanto a las materia de matemáticas, el texto del ministerio califica el 4º de ESO como curso preparatorio para el bachillerato para unos alumnos y de repaso para otros. Dice textualmente: "El currículo de la ESO se ha diseñado de manera que en los tres primeros cursos de la etapa se vean los contenidos básicos que un alumno necesita para cumplir los objetivos de toda la etapa ya que al llegar a 4º curso el alumnos debe elegir entre una opción A, que por sus carácter terminal se dedica al repaso de contenidos anteriores, y una opción B, configurada como un curso de acceso a las matemáticas del bachillerato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de noviembre de 2000