Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Novena jornada de Liga

El Zaragoza recupera la autoestima con una clara victoria

El síndrome de Sansón, el pelo como sinónimo de fuerzas maravillosas, está estimulando al Zaragoza. Desde que el presidente apostara su cabellera por la permanencia, el equipo ha ganado todos los partidos. El sorprendente arrebato de Alfonso Soláns está surtiendo efectos positivos. Se lograron los tres puntos en Bilbao el pasado miércoles y ayer, por fin, se ganó en casa y el equipo salió de los puestos de descenso.Y para conjurarse contra el fracaso, el Zaragoza desplegó en La Romareda, en una tarde de perros, de lluvia y frío, un fútbol abierto, de desborde, de derroche físico. Tan abierto que durante el primer tiempo el centro del campo tan pronto estaba en manos del Zaragoza como del Rácing. Pero el equipo santanderino, en el que trabajaron bien Manjarín y Jaime mientras estuvieron enteros físicamente, resultó inofensivo.

ZARAGOZA 2RACING 0

Zaragoza: Juanmi; Pablo, Paco, Aguado, Sundgren; Juanele (Aragón, m. 80), Acuña, José Ignacio, Martín Vellisca (Garitano, m. 71); Montenegro y Jamelli (Yordi, m. 71).Racing: Ceballos; Mellberg, Txema, Arzeno, Sietes; Tais, Jaime, Manjarín (Colsa, m. 69) Amavisca; Rutsfelt (Preciado, m. 61) y Betchastnik (Estévez, m. 56). Goles: 1-0. M. 39. Montenegro, desmarcado, aprovecha un tiro a puerta en semifallo de Jamelli. 2-0. M. 57. Jamelli empalma a la red después de una hermosa jugada con pase de Juanele al hueco y centro a la primera de Montenegro. Árbitro: Mejuto González, asturiano. Amonestó a José Ignacio y Yordi. Unos 18.000 espectadores en La Romareda en una tarde de lluvia y frío. Los aficionados racinguistas encendieron una bengala en la grada y tuvo que intervenir la policía.

El Zaragoza, por el contrario, marcó al final del primer tiempo. Pero, eso sí, necesitó seis o siete ocasiones de gol para colocarse con ventaja. Ocasiones de gol que protagonizaron un hambriento Juanele y Montenegro, una sociedad a tener en cuenta. Esta es una de las claves de la recuperación del Zaragoza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de noviembre de 2000