Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Novena jornada de Liga

Al Celta le valieron diez buenos minutos para ganar

El Celta no será el de siempre y Balaídos rondará la nostalgia, pero le valieron 10 buenos minutos para sumar tres puntos frente al Málaga. Lo consiguió con un esfuerzo enorme, como le ocurre normalmente y agarrado a un comienzo espectacular en la segunda mitad. Mostovoi rompió la tradición y asomó la cabeza de su equipo en los primeros puestos, aunque el ruso fue expulsado por doble tarjeta en el último tramo del encuentro.La diferencia más notable entre este Celta y sus precedentes más inmediatos es que antes desperdiciaba sus ocasiones y ahora no las crea. Pasa unos problemas terribles el equipo de Víctor Fernández para llevar la pelota al área, aunque la posesión pocos se la discutan. Ayer la paseó por las cuatro esquinas del campo, pero el juego no lucía. Lucen en todo caso algunos futbolistas. Unos días Karpin; otros, Giovanella, y ayer, Gustavo López, que hizo vivir una noche horrible a Larraínzar.

CELTA 1-MÁLAGA 0

Celta: Pinto; Pablo Coira, Cáceres, Yago, Velasco (Noguerol, m. 89); Karpin, Giovanella; Edú, Mostovoi, Gustavo López (Tomás, 80); y Catanha (Beni McCarthy, m. 65).Málaga: Contreras; Larraínzar (Agostinho, m. 88), Bravo, Roteta, Valcarce; Ruano, De los Santos, Zárate (Edgar, m. 69), Movilla; Darío Silva y Dely Valdés. Gol: 1-0. M. 57. Mostovoi, solo ante Contreras después de un rechace de la defensa. Árbitro: Losantos Omar se lesionó en el calentamiento y tuvo que ser sustituido por el cuasrto árbitro, Armandol Rodríguez Costas, que pertenece al colegio gallego. Amonestó a Giovanella, Gustavo López, Movilla, Zárate y Bravo. Expulsó a Mostovoi (m. 40) por doble tarjeta amarilla. Unos 13.000 espectadores en Balaídos.

Apretó 10 minutos el Celta y se encontró el gol. Fueron 10 minutos arrolladores, en los que por Balaídos volvió a aparecer el fútbol que tanto añora la afición. Nada mejor en esos casos que el gol le corresponda a un clásico como Mostovoi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de noviembre de 2000