Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

EL MANÁ LLEGÓ A PARÁ

Río de Janeiro

El milagro ocurrió en la perdida localidad de Abaetetuba, en el depauperado Estado de Pará, a las lindes con la Amazonia. En plena noche cundió la noticia en el pueblo de que sobre las aguas de la bahía de Marajó flotaban 310 toneladas de rica comida. Los 1.500 habitantes de Abaetetuba dejaron sus camas y se arrojaron al mar. No les parecía verdad: miles de pavos, pollos, cajas de huevos, de leche y 38.000 latas de cerveza. Toda aquella gracia de Dios había llegado de una ciudad con nombre bíblico, Belém, capital de Pará. Se trataba de una carga arrastrada por el remolcador Coronel Heitor, con destino a la ciudad de Macapá, según ha afirmado Laury Ramos, capitán de puerto de Pará. Aún se desconoce el motivo que causó el naufragio de la mercancía, que Eduardo Carvahlo, director de la empresa Silnave, propietaria de la carga, calcula en unos trescientos millones de pesetas. Ni que decir tiene que los habitantes de Abaetetuba han considerado el hecho como un milagro hecho por algún santo de Belém, y lo han celebrado con un buen hartazo de pavos regados con cerveza. La justicia va a inadagar, pero aquellas gentes pobres dicen que "lo comido, comido está" y que aquel bien de Dios se lo habían regalado las aguas del mar. Es decir, el maná llegó a Pará.-JUAN ARIAS,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de noviembre de 2000