La dirección del PSOE intenta consensuar un líder en Asturias

La Ejecutiva Federal del PSOE intentará que hoy lleguen a un pacto los cuatro sectores de la Federación Socialista Asturiana (FSA) para unificar las dos candidaturas que pugnan por la secretaría general en el congreso de la FSA, que empieza mañana. Los dos bloques en que está dividida la federación acuden por primera vez con fuerzas muy igualadas al congreso, que llega tras meses de tensión entre los guerristas, mayoritarios, y los renovadores, que apoyan al presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces.

Los secretarios federales de Organización, José Blanco, y de Política Municipal, Álvaro Cuesta, que ya mediaron el pasado verano para intentar pacificar al PSOE asturiano, se reunirán esta tarde con todos los sectores del partido en la comunidad. Los militantes afines al presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, impulsan como candidato a secretario general de la federación a Álvaro Álvarez, diputado regional y máximo responsable del partido en Avilés, identificado con la línea renovadora.

De 45 años, Álvarez cuenta también con el apoyo de la denominada Tercera Vía, tendencia que encabeza Antonio Trevín, ex presidente de la comunidad y actual alcalde de Llanes. Este grupo está implantado principalmente en la zona oriental de Asturias y en pequeñas agrupaciones del resto de la comunidad. La Tercera Vía tiene el respaldo, a su vez, de la dirección regional de UGT y de su sector metalúrgico.

Álvarez manifestó ayer a este diario que rechaza la posibilidad de unificar su candidatura y la de su rival.

La actual dirección de la FSA y el sector tradicionalmente hegemónico en el socialismo asturiano, nucleado en torno a las agrupaciones de las cuencas hulleras y al sindicato minero SOMA-FIA-UGT, impulsan como candidato a la secretaría general de la federación a Javier Fernández, ex diputado en el Congreso y actual consejero de Industria del Gobierno asturiano.

De 51 años, Fernández es natural de Mieres, en la cuenca minera del Caudal, dominada por los guerristas, pero vive en Gijón, donde son hegemónicos los renovadores. Mantiene buena relación con el sector minero y a la vez forma parte del Gobierno de Álvarez Areces.

El nombre de Fernández había sido barajado por distintos sectores socialistas en los últimos meses como un posible hombre de consenso. Sin embargo, los sectores más afines al presidente del Principado consideran que su candidatura ha quedado patrimonializada por el sector guerrista, que dirige el sindicalista minero José Ángel Fernández Villa, al anticiparse a anunciar su apoyo a Fernández.

Álvarez sostiene al respecto que Fernández representa la continuidad de la misma mayoría que ha dirigido el PSOE asturiano en el último cuarto de siglo y que, en consecuencia, no garantiza el cambio necesario.

Fernández niega ser rehén de ningún sector, se declara "libre de ataduras y cadenas", asegura que su único compromiso es el proyecto socialista y compromete su apoyo al Gobierno de Areces, del que es consejero. Ayer indicó que no se niega a dialogar con la candidatura rival. "Pero ahora estoy pensando en una limpia lucha política", enfatizó.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS