El trinquete en versión faraónica

La Ciutat de la Pilota, un proyecto del Consell cuyo presupuesto asciende a 2.000 millones de pesetas, ha provocado opiniones encontradas entre los promotores y trinqueters, auténticos impulsores de este deporte, cuya actual situación es delicada por varios motivos: la afición ha decaído considerablemente en los últimos años, la mayoría de trinquetes presenta un deteriorado estado (cuando no están cerrados) y los jugadores ganan cada vez menos dinero. Aun así, el Gobierno valenciano ha decidido impulsar una obra que comenzará a construirse el próximo año y estará finalizada en 2003, según ha anunciado el consejero de Educación y Cultura, Manuel Tarancón.El proyecto abre algunos interrogantes: ¿es la mejor forma de revitalizar la pelota? Hay opiniones encontradas. "La Ciutat de la Pilota puede resultar más perjudicial que beneficiosa. Donde hay que invertir es en los trinquetes municipales, introducir la pelota en los colegios... O sea, primero plantar el árbol y luego construir el almacén de naranjas", afirma Emilio Peris, gerente del trinquete de Gandia, para quien el proyecto del Consell puede afectar directamente a los aficionados: "Si la Ciutat de la Pilota acoge las principales partidas, ¿qué será del resto del trinquetes? Y si no acoge las mejores partidas, ¿para qué se construye?, ¿para organizar partidas entre aficionados?". Hay versiones más optimistas en torno al futuro de esta controvertida obra, como la que ofrece el empresario y trinqueter Alberto Martí: "La pelota ha sido la eterna abandonada del deporte; nunca ha contado con el respaldo de las instituciones oficiales. Una instalación como la Ciutat de la Pilota es necesaria para impulsar la pelota, para atraer al gran público. Los trinquetes no reúnen las condiciones idóneas, son antiguos e incómodos. La Ciutat de la Pilota es el primer paso para modernizar la pelota, para que prime el espectáculo y no la apuesta". Y los jugadores, ¿qué opinan? "La mayoría de trinquetes deja mucho que desear. Hace falta una instalación como ésta, pero no hay que olvidar otros aspectos, como la cantera", dice Enrique Sarasol. Alfredo Hernando, Fredi, impulsor del Circuit Bancaixa y uno de los principales promotores de pelota, es categórico: "A la pelota le hace falta un cambio de imagen. La mayoría de trinquetes está en mal estado y cada vez es más difícil mantener una instalación privada".

Más información

La futura Ciutat de la Pilota, que se ubicará en Moncada, contará con un trinquete de escala i corda y raspall con una capacidad para 1.500 espectadores; una calle de galotxa y llargues, un frontón de 25 metros y otro de 30 metros con capacidad 200 y 250 espectadores, respectivamente; seis canchas de galotxetes, un minitrinquete y una cancha de juego europeo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de octubre de 2000.