_
_
_
_
AUTOMOVILISMO - RALLY DE SAN REMO

Carlos Sainz se sitúa cuarto tras un arranque muy competido

La jornada inaugural del Rally de San Remo confirmó los pronósticos que anunciaban dominio de los Peugeot, pero la batalla italiana no importa tanto como la guerra por el Mundial, y en ésta Carlos Sainz (Ford) acabó bien colocado el primer día. El piloto español es cuarto en la clasificación provisional a 52 segundos del primero, Gilles Panizzi, pero por delante de dos de sus máximos rivales al título.

Por mucho que Panizzi y François Delecour, los franceses de Peugeot, se peleen por la victoria parcial, lo que importa es la lucha por el título. De momento, el español es cuarto, a menos de un minuto del líder, pero esa cuarta posición equivale en la práctica a la segunda, pues lo que hagan los Peugeot no incide en el Mundial. Después de los ocho primeros tramos cronometrados del rally (144 kilómetros), Sainz aventajó a dos de sus auténticos rivales en el campeonato, al finlandés Marcus Gronholm (Peugeot), sexto, por tres segundos y al escocés Colin McRae (Ford), octavo, por 17, y a él sólo le superaba el cuarto, el inglés Richard Burns (Subaru), que le lleva 25 segundos.Dos carreteras vecinas a San Remo -los pilotos pasaron cuatro veces por cada una, dos en cada dirección- vivieron ayer el aperitivo de lo que puede ocurrir de aquí al final del Mundial. Con cuatro pilotos aspirando al título, separados en la general del campeonato por cinco puntos a tres rallies del final, el marcaje entre unos y otros es tremendo. Para ellos ya no se trata de ir lo más rápido. Aquel viejo tópico de la lucha contra el reloj ha caducado. Ahora los enemigos tienen nombre y apellido, y el objetivo es ganarles. Por eso las preguntas en los coches de los cuatro candidatos fueron del estilo de ¿qué ha hecho éste? ¿cuánto nos lleva el otro? ¿a cuánto hemos dejado al de más allá?

Pese a semejante tensión, ninguno de los protagonistas cometió errores. Burns condujo al límite para situarse tercero, a 26 segundos del líder Panizzi, y con clara ventaja sobre los otros tres notables; Gronholm, actual líder del Mundial, se adaptó mejor de lo esperado a una superficie, el asfalto, que no es la suya; McRae pudo competir sin notar las secuelas de la operación en el pómulo a la que se sometió hace dos semanas; y Sainz fue de menos a más para mantener intactas sus aspiraciones..

El bicampeón español se quejó al principio de la etapa de problemas con los reglajes de su coche, y tuvo que cambiar primero el diferencial y después los amortiguadores para encontrarse más cómodo al volante. "Estamos yendo tan deprisa como podemos", comentó Sainz. Su esfuerzo, como se esperaba, no resultó suficiente argumento contra las prestaciones de Panizzi y Delecour, separados por 15 segundos. Entre ambos ganaron siete de los ocho tramos, pero el liderato del primero de ellos se vio ensombrecido por las acusaciones que recibió incluso de su compañero: Panizzi está bajo la sospecha de haber entrenado en los tramos cronometrados fuera de los plazos y horarios establecidos por la organización.

CLASIFICACIÓN

1. Panizzi (Peugeot), 1h, 35m, 59,3s; 2. Delecour (Peugeot), a 15,4s.; 3. Burns (Subaru), a 26,5; 4. Sainz (Ford), a 52, 3s; 5. Liatti (Ford), a 52,8s; 6. Gronholm (Peugeot), a 55,4s; 7. Makinen (Mitsubishi), a 55,8s; 8. McRae (Ford), a 1m 9,3s.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_