_
_
_
_

Narváez responde a las demandas de Poblenou mientras los vecinos se manifiestan

Vecinos del barrio barcelonés de Poblenou se manifestaron ayer tarde para exigir un plan de equipamientos básicos para la zona, que, según todas las previsiones, en los próximos años casi triplicará su población debido a que actualmente hay en ella más de mil viviendas en construcción. La jornada de ayer resultó especialmente intensa, tanto para los vecinos como para el concejal del distrito, el socialista Francesc Narváez. Mientras una delegación de residentes se plantaba al mediodía, con pancartas en la plaza de Sant Jaume para entregar en el Ayuntamiento y en la Generalitat 4.000 tarjetas postales en las que se enumeraban los servicios que desearían tener, Narváez daba a conocer a los medios de comunicación una lista de los equipamientos que precisa el barrio industrial barcelonés.

El distrito propone que las aulas vacías de algunos colegios públicos de Poblenou se habiliten como parvularios y que además se instale una guardería para niños de hasta tres años en el edificio conocido como Xalet de la Paperera, situado en la plaza de Julio González. El barrio no dispone actualmente de ninguna guardería pública.

Entre las actuaciones previstas para la presente legislatura, Narváez citó la construcción de un centro sanitario de asistencia primaria. Sin embargo, según el plan de bibliotecas municipales, no está previsto construir la de Poblenou -en la antigua fábrica de Can Saladrigas- hasta el periodo 2003-2007. También en este caso el distrito propone habilitar provisionalmente algunas aulas escolares desocupadas como salas de lectura.

El concejal del distrito considera que existe buena sintonía con los vecinos en estos asuntos, aunque la manifestación y las acciones de protesta del movimiento asociativo de estos días le contradicen. Narváez no es partidario de pactar hoy un plan con vistas a un futuro que puede deparar, según dijo, necesidades cambiantes.

Las ventajas que ofrece, también en cuestión de terrenos para equipamientos, la calificación urbanística para la instalación de empresas de nuevas tecnologías de unas 100 hectáreas bautizadas con el nombre 22@ fueron citadas con insistencia por Narváez, quien señaló que hay terrenos disponibles más que suficientes para albergar los centros asistenciales y los equipamientos que la población actual y la que llegue en el futuro puedan precisar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_