Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¿Promocionando accidentes?

Un publicista de encefalograma plano perpetra una campaña para una conocida marca de yogures (ya se sabe, estómago sano en cuerpo sano, la mente es otra cosa). Hay dos personajes: una niñita con vocación de pulga, puesto que su aspiración en la vida es saltar y saltar, y un inmaduro adolescente de 24 añitos a quien su aspiración es pasear y pasear en patines.La cosa no tendría otra importancia que una promoción más del modelo de juventud que necesitan y desean algunos adultos con poder, si el patinador no lo hiciese corriendo y esquivando coches, de forma lúdica y deportiva, por el centro de la calzada de una vía rápida. Una auténtica barbaridad.

Y lo peor es que las autoridades de tráfico, tan preocupadas por los accidentes y que se gastan millones y millones en campañas de prevención, nada dicen de esta barbaridad por más que promocione una suicida transgresión del Código de Circulación; las televisiones, públicas y privadas, aparentemente tan preocupadas por los accidentes de tráfico en telediarios y reportajes llenos de grandes reflexiones, están emitiendo, intensiva y extensivamente, el anuncio de marras por más que vaya contra aquello que predican, y la marca que dio en su día el visto bueno a esta barbaridad demuestra tener en aspectos de ética el mismo encefalograma que el publicista a quien se lo encargó.. .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de octubre de 2000