Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL. La resaca de la jornada. LA IMAGEN

La lluvia inunda de nuevo Montjuïc

Al Espanyol le ha salido en el inicio de esta temporada otra adversidad: la lluvia. Una tromba de agua remojó hasta las entrañas el estadio Olímpico de Montjuïc y dejó pendiente el desenlace del partido Espanyol-Real Sociedad. José María Calzón, el delegado del Espanyol, fue muy hábil en acompañar al árbitro por las zonas más humedas durante el reconocimiento del rectángulo para certificar en el acta los motivos de la suspensión: el balón no podía correr y las líneas de la banda habían desaparecido bajo el agua, al igual que las áreas. El Espanyol se alivió. Era improbable remontar el 1-2 en contra ante la Real Sociedad, un grupo curtido en terrenos difíciles.La aparición de la lluvia durante un encuentro es frecuente y no, por eso, es motivo de suspensión. El Espanyol, últimamente, anda gafado. El jueves pasado, un diluvio con tormenta eléctrica -se registraron 40 litros por metro cuadrado en media hora- obligó a suspender durante 25 minutos el partido de Copa de la UEFA contra el Olimpia. Tres días después, se repitió el cuadro metereológico en la montaña de Montjuïc, una zona de choque cuando confluyen las borrascas del norte con los vientos del mar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de octubre de 2000