Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compras selectivas

La Bolsa española volvió a vivir ayer una sesión marcada por la cautela y la falta de rumbo definido. Sólo valores puntuales permitieron acaparar el interés de los inversores y por lo tanto salvar a los indicadores de males mayores. En esta ocasión, el turno fue para el colectivo bancario, que a juicio de algunos analistas puede actuar en estos momentos como sector refugio. El BBVA finalizó con una subida del 3,54% apoyado, en parte, en la participación que tiene en Iberdrola y por lo tanto en el beneficio que le aportaría ante la posible fusión con Endesa.

El índice general madrileño ganó 6,74 puntos, un 0,66%, animado también por la apertura claramente alcista de Wall Street, y logró desmarcarse del resto de las plazas europeas que registraron ligeros descensos en sus indicadores, a excepción de Francfort.

La jornada transcurrió tranquila a la espera del resultado del referéndum danés para decidir su entrada en la UME y por lo tanto con la atención puesta en el evolución del euro. La divisa europea fijó un cambio medio en 0,8832 dólares, ligeramente peor que el día anterior en que cotizó a 0,8861 unidades.

La actividad en el mercado continuo se mantuvo en unos niveles aceptables con 292.600 millones de pesetas, 1.755 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de septiembre de 2000