Sydney 2000

LA LLUVIA DESLUCE LA JORNADA DE ATLETISMO.

La lluvia, que obligó a suspender algunos partidos de tenis, acompañó a los atletas durante toda la jornada desluciendo las marcas conseguidas. De pronto, el estadio olímpico se llenó de chubasqueros transparentes, tanto en las gradas como en la pista. Los jueces, como el que aparece en la fotografía, resistieron el chaparrón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de septiembre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50