Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Segunda División B

Hinchas radicales atacan al presidente del Cádiz

Incidentes en Jerez

La delicada situación económica que ha llevado al Cádiz, de Segunda B, al borde de la desaparición, registró ayer una escalada alarmante. Un grupo de unos 20 aficionados radicales del Cádiz conocido como Brigadas Amarillas llegó a agredir ayer al presidente del club, Rafael Mateo, poco antes del partido frente al Guadix y al que ganó por 3-1.Estos aficionados propinaron patadas y golpes al presidente del club gaditano. "Cuando iba subiendo las escaleras", contó el presidente, "he sentido que me daban patadas por todas partes. Gracias a la intervención de algunas personas y de Francisco Baena, técnico de uno de los equipos filiales, se evitó lo peor". La policía tuvo que intervenir para dispersar a los agresores.

Poco tiempo después de iniciarse el partido y ante el cariz de los acontecimientos, el presidente del Cádiz decidió abandonar el campo, escoltado por la policía. "Me voy a plantear muy seriamente seguir. No estoy dispuesto a jugarme el tipo como me ha sucedido esta tarde [por ayer]. Estoy aquí cumpliendo con mi obligación y no tengo por qué aguantar a un grupo de descerebrados", aseguró Mateo.

"Nosotros [por los actuales dirigentes] no tenemos la culpa de la situación del club", añadió el presidente de la entidad gaditana. "Lo que hay que hacer es que todo el que tenga acciones del club ponga dinero y no sólo la empresa ADA (Asesoramiento Deportivo Andaluz)", dijo. Esta empresa, que cuenta con el 55% del capital de la entidad, ha decidido no aportar más dinero. Los jugadores profesionales del equipo, por otro lado, y ante la gravísima crisis del club, han tomado la determinación de no jugar más si no se les abonan los atrasos.

Varios jugadores del Xerex Deportivo, de Segunda B, fueron agredidos ayer por aficionados al final del partido que ganó al San Fernando por 1-0. Varios aficionados saltaron al campo y acorralaron a los jugadores antes de que llegaran al vestuario. El portero Ramón fue el más perjudicado y tuvo que ser asistido por el médico del club.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de septiembre de 2000