Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Segunda jornada de la Liga

Al Celta le bastan cuatro minutos de locura

Efectivamente, el Celta debe haber recobrado la contundencia que le abandonó en temporadas pasadas, porque sin deslumbrar y agarrado a cuatro minutos de inspiración tramitó la visita de la Real Sociedad con una facilidad pasmosa. Llegaba al minuto 32 sin demasiados méritos y entró en trance con una jugada sensacional que acabó en gol. Cuatro minutos más tarde había anotado otros dos tantos más y derrochado un penalti, mientras que a Clemente el equipo se le derretía en las manos. El brillo será el justo, pero ya contempla el grupo de Víctor Fernández el campeonato desde lo más alto.La jugada que abrió el marcador convenció a los futbolistas de sus posibilidades y evidenció las carencias defensivas de los donostiarras. Cuatro defensas se fueron a por Catanha, que controló el balón en el pico del área. El delantero levantó la pelota para Mostovoi, que controló con el pecho y cabeceó hacia atrás. Con la zaga descompensada, Gustavo López encontró el carril libre para batir a Asper.

CELTA 4 REAL SOCIEDAD 1

Celta: Pinto; Velasco, Cáceres, Djorovic, Juanfran; Vagner (Giovanella, m. 59), Doriva; Karpin (Jesuli, m.68), Mostovoi, Gustavo López (Manolo, m. 87); y Catanha.R. Sociedad: Asper; Jáuregui (Gabilondo, m. 55), Corino, Gurrutxaga, Rekarte; Collet, Pikabea, Aramburu; Khokhlov (De Pedro, m. 55), Idiakez; y Jankauskas (Sergio, 68). Goles: 1-0. M. 32. Gustavo López. 2-0. M. 35. Catanha. 3-0. M. 36. Mostovoi. 3-1. M. 81. De Pedro, de penalti; 4-1. M. 90. Jesuli. Árbitro: Esquinas Torres. Amonestó a De Pedro. Unos 20.000 aficionados en Balaídos.

El nudo del partido continuó con el penalti que falló Catanha, una acción que enmendó a la siguiente oportunidad al colgarse en el aire para rematar un centro largo de Gustavo López. Y fue otra vez el hispano-brasileño quien dejó el balón limpio a Mostovoi para que anotara el tercero gol. Incluso el cuarto, al final del partido, vino de un pase del futbolista llegado de Málaga, que parece haber aliviado muchos de los problemas que agobiaban a los de Vigo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de septiembre de 2000