Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estalla una bomba junto a la vivienda del primer ministro sueco

Una fuerte explosión se produjo en la mañana de ayer en un depósito eléctrico a poca distancia, apenas 30 metros, del domicilio del primer ministro sueco, Goeran Persson, en Malmoe, al sur del país. Según fuentes de la policía local, el artefacto se hallaba dentro de una caja con material eléctrico e hizo explosión a las tres de la madrugada, hora local. El jefe del Gobierno sueco, que acababa de regresar de Nueva York, donde había participado en la Cumbre del Milenio de la ONU, se encontraba en su casa en el momento de la explosión. La fuerte deflagración no causó víctimas, pero destruyó completamente un puesto de un vendedor de salchichas cercano a la instalación eléctrica, precisó un portavoz de la policía de Malmoe, Lars-Goran Karlstromer. El primer ministro, que dormía en su casa en ese momento, no llegó a enterarse del suceso, según dijo a Reuters su portavoz, Anna Helsen.

La explosión se debió a una "carga explosiva" colocada deliberadamente por alguien, según anunció la policía local. De esta forma se confirmaban las primeras hipótesis posteriores a la explosión en las que la radio pública sueca ya apuntaba que se trataba de una "carga explosiva".

En esos primeros momentos, el comisario encargado de la investigación judicial del suceso, Bo Engerby, declaró a la agencia sueca TT que "a primera vista" no se pensaba que pudiera ser un acto delictivo, "pero no creemos que haya que excluirlo". "No se puede descartar que alguien haya tratado de asustarlo", aclaró. En los últimos días, grupos anticapitalistas habían protagonizado manifestaciones frente a la casa de Persson, por lo que la seguridad se había reforzado más de lo habitual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de septiembre de 2000