Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Figo firmó su precontrato el 1 de julio

Luis Figo era ya prácticamente jugador del Madrid desde el pasado 1 de julio, sólo tres días después de que Portugal cayera eliminada en la Eurocopa en semifinales, según desveló ayer el programa No ho diguis a ningú, de Catalunya Ràdio. Figo dio poderes a su agente José Veiga para cerrar su traspaso al Bernabéu al enfurecerse por la oferta, a su juicio baja, que le había trasladado días antes Joan Gaspart en nombre del aún presidente Núñez. El traspaso se fraguó el día uno en una reunión en Madrid a la que asistieron Florentino Pérez, Veiga, Paolo Futre y Santos Márquez, estos dos ultimos intermediarios sin carnet FIFA. Florentino, en nombre de Inrosan S.A y Veiga, en el de Figo, firmaron un precontrato con cuatro puntos en el que se dejaba contancia, en primer lugar, del proceso electoral del Madrid; en el segundo, que ambas partes les interesaba cerrar el contrato si Florentino era presidente y en tercer lugar, que Veiga no se encontraba "en negociación con ninguna persona física o jurídica o extranjera negociando la explotación de los derechos de imagen del jugador". El punto cuarto era el clave: "En caso del incumplimiento del contrato por alguno de las dos partes se conviene como cláusula penal, convencional e indemnización de daños y prejuicios de 5.000 millones".

La Cadena Ser difundió la noticia el día 6 y a partir de ahí Figo realizó declaraciones, una en vísperas de los comicios del Madrid, en las que pedía que no se le inmiscuyera en ese proceso y asegurando que no se iría del Barça. Florentino fue elegido presidente el día 16 y Veiga viajó a Cerdeña, donde Figo estaba de vacaciones, comunicándole que si no accedía al traspaso acabaría en la cárcel. Figo firmó el contrato el día 18, en Lisboa -cobró entonces 500 millones aunque no se especifica en el documento- ratificando el "compromiso bilateral, acordado y firmado por Perez y Veiga cediendo la siguiente parte expuesta como documentos propios de derechos de imagen"· En realidad, sólo cedió el 85% de ellos por lo que gana 1000 millones de ficha más 150 en derechos de imagen. Gaspart fracasó al intentar frenar la operación. Florentino le exigió 5.000 millones y sólo accedió a aplazar el anuncio del fichaje del 19 al día 24, un día después de las elecciones del Barça. "Figo tenía todo el derecho a irse, pero no así. Nos engañó a todos. Una pena", dijo ayer Gaspart.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de septiembre de 2000