Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT denuncia la degradación ambiental de la Casa de Campo y el Ayuntamiento subraya sus excelencias

El área de Medio Ambiente de la Unión General de Trabajadores (UGT) quiere que el Ayuntamiento de Madrid elimine el tráfico de automóviles privados por la Casa de Campo y su sustitución por el transporte público con combustibles no contaminantes, así como la supresión de los tendidos eléctricos. La propuesta pide un plan de actuación urgente para salvar este recinto verde que considera muy degradado.Entre las causas de esta amenaza, UGT señala "la degradación de la cubierta vegetal por la proliferación de estacionamientos de automóviles, la apertura incontrolada de caminos, las operaciones de fumigación extensiva y la falta de limpieza", entre otras. Para paliar sus efectos preconiza "la recuperación de 14 hectáreas de suelo abandonado del recinto ferial que la Casa de Campo alberga" y propone transformarlas en zonas verdes "que impidan la ampliación de sus edificaciones". Asimismo, UGT demanda la reforestación y limpieza de las márgenes de los arroyos y cauces de agua, que cree contaminadas "a consecuencia de los vertidos de aguas residuales procedentes de zonas residenciales próximas". Pide además "el incremento de la contratación de jardineros con dedicación exclusiva, y de personal de limpieza", así como "la creación de un servicio de vigilancia ambiental".

Por su parte, Adriano García-Loygorri, concejal de Medio Ambiente, salió ayer al paso de la propuesta de UGT y negó que la Casa de Campo se encuentre degradada, según informa Europa Press. "Es absolutamente incierto que las aguas residuales de las edificaciones próximas vayan al arroyo Meaques, puesto que se han invertido 400 millones de pesetas en sanearlo y se ha construido un colector de residuos que corre paralelo al arroyo".

El edil admitió la existencia de problemas "únicamente derivados de la prostitución [que se ejerce en la zona]". "Pero entretanto no se encuentre una solución que pasa por una regulación de esta actividad en España, el Ayuntamiento redobla sus esfuerzos de limpieza y mantenimiento", agregó."Los madrileños cada vez van más allí y están viendo lo bien que está la Casa de Campo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de agosto de 2000