Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las estrellas que dejan la Liga

Los clubes españoles ingresan cerca de 33.000 millones de pesetas por los 25 jugadores que recalan en equipos foráneos

Los goles secos de Hasselbaink (24 marcó en la pasada Liga), las carreras explosivas del Piojo López, la templanza de Redondo, la zurda preciosista de Tsartas, el remate implacable de Milosevic, la galopada felina de Lauren, el desparpajo de Farinós, el toque delicado de Revivo, o la salida elegante desde atrás de Marchena. El aficionado español ya ha empezado a incubar una nostalgia por estos jugadores que no actuarán en la próxima Liga. Se han marchado al extranjero por diferentes motivos. Algunos para ganar dinero a espuertas: casos de Farinós (Inter), el Piojo (Lazio), Hasselbaink (Chelsea), Milosevic (Parma), Revivo (Fenerbahce) o Lauren (Arsenal). Otros se han ido en contra de su voluntad, caso de Redondo, que se resistió a dejar el Madrid para recalar en el Milan por culpa de su edad: 31 años. En el otro extremo estarían los expulsados por los clubes españoles, que no los querían: Anelka (PSG), Denilson (cedido al Flamengo), Sa Pinto (Sporting de Lisboa), Gamarra (Flamengo), Bejbl (Lens), Karembeu (Middlesbrough), Turdó (Rennes) y Vlaovic (Panathinaikos). La mayoría de los cuales, más que nostalgia, provocarán alivio en los aficionados, que suspiraban por cambiarlos por otros.Todos ellos han dejado unos 33.000 millones de pesetas en las arcas de los clubes españoles, que han gastado más del doble en reforzarse: 66.500 millones. El Piojo López y Anelka han sido por quienes más han pagado los clubes extranjeros -5.500 millo-nes-, a pesar de que con éste último el Madrid haya perdido dinero: lo compró un año antes al Arsenal por 6.500. Les siguen Milosevic y Hasselbaink (3.750 millones), Farinós y Redondo (3.000). El Celta ha sacado tajada de Turdó (2.200 millones abonará el Rennes francés), pero ha vendido barato para los tiempos que corren al israelí Revivo (800 millones).

El Mallorca, que compró a Lauren por 300 millones, lo ha traspasado por 2.000 al Arsenal, que pagó su cláusula de rescisión. Buen negocio. Mejor lo ha hecho el Valencia con el Piojo, que le costó 650 millones hace cuatro años del Racing de Avellaneda, así como con Farinós, que procede de la cantera valencianista.

Entre los emigrantes de la Liga, hay quienes tratarán de foguearse lejos de casa. Luis Helguera, por ejemplo, que deja el Zaragoza y se atreve, como ya hizo su hermano Iván hace dos años, a probar en el calcio, en este caso en el Udinese. O dos campeones del Mundo sub 20 con España: Marchena (Benfica) y Barkero (cedido por la Real al Toulouse). Otros, en cambio, buscan nuevas experiencias antes de retirarse (Belsué, en el Iraklis griego). Los hay que no han podido seguir: el central francés del Valencia Roche se retira con la rodilla maltrecha mientras Mazinho tratará de demostrar en el Elche que sigue apto para el fútbol. Qué gran pérdida para el hincha deportivista hubiera sido la de Mauro Silva, que ante el clamor popular volvió a A Coruña para seguir una temporada más en el equipo. Desgraciadamente no podrá volver el eslovaco del Oviedo Dubovski, que falleció en junio pasado al caer por una catarata en Tailandia.

Italia es el país que más se ha interesado por la Liga en busca quizá del secreto que le permitió llevar a dos equipos a la final de la Liga de Campeones (Real Madrid y Valencia). Milosevic, Farinós, Piojo y Redondo jugarán en el calcio, mientras Zenden espera rubricar su compromiso con el Lazio. Inglaterra le ha echado las redes a Hasselbaink, Lauren y Ka-rembeu. Francia recupera a dos jugadores desprestigiados en España: Anelka y Turdó, y le dará cancha a una joven promesa: Barkero. Portugal, por su parte, recupera a dos de los suyos: Sa Pinto y Paulo Bento (ambos en el Sporting de Lisboa), al tiempo que amamantará a otra joya española: el sevillano Marchena.

Brasil les proporciona acomodo a dos jugadores que no ha habido manera de adaptar a la Liga: el paraguayo Gamarra y el brasileño del Betis Denilson, ambos en el Flamengo. El as brasileño ha dejado unos números muy pobres en sus dos años en España (cinco goles) y ahora regresa a casa para volver a ser el que fue. Allí compartirá delantera con Edilson, el verdugo del Madrid en el pasado Mundialito de clubes.

Los españoles que abandonan la Liga son más bien escasos, aunque se van animando. Se han lanzado a la aventura cinco jóvenes valores: Farinós, Marchena, Lauren y Luis Helguera, además de un veterano de mil batallas: Belsué. Ávidos los seis por romper el mito según el cual ningún futbolista español triunfa fuera de sus fronteras desde que, en los años sesenta, lo hicieran Luis Suárez (Inter de Milán), Luis del Sol (Juventus) y Joaquín Peiró (Roma e Inter). El destino de Farinós es el más complicado: el Inter de Milán. Precisamente ha sido el gallego Luis Suárez, director deportivo del Inter, quien ha animado al club italiano a que apueste fuerte por el centrocampista valenciano de 22 años. El Valencia lamenta su marcha más que las del Piojo y Gerard. De ahí que para sustituirlo haya fichado no a uno, sino a dos: al prometedor Baraja y a campeonísimo Deschamps. Los italianos también le echaron los tejos al hispano-camerunés Lauren, de 23 años, que finalmente ha optado por la vía inglesa, otro campeonato muy exigente. Cuenta con los antecedentes de Nayim, que se defendió en el Tottenham de principios de los noventa, así con Marcelino, en el Newcastle. Criado en la cantera del Betis, Lauren jugaba en el Levante, en Segunda B, hace tan sólo dos años. Ahora está en uno de los clubes más poderosos del mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de agosto de 2000