Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FLAVIO CONCEIÇAO

Un brasileño sobrio

Flavio Conceiçao ya estuvo a punto de ser jugador del Madrid hace tres años, pero el Deportivo ganó la pugna que se desató entonces por hacerse con los servicios de un espectacular centrocampista que destacó en los Juegos de Atlanta combinando el sacrificio en la recuperación del balón con una poderosa llegada al área. 1.500 millones pagó el Depor por él.De origen humilde, a Flavio (26 años) su fortaleza física le viene de la adolescencia, cuando trabajaba de sol a sol cortando caña de azúcar en su tierra natal de Santa María da Serra.Su suerte cambió cuando llegó al gran Palmeiras de mediados de los 90, un equipo que llegó a reunir a Rivaldo, Djalminha, Luizao, Conceiçao... Curiosamente, los cuatro acabaron jugando en el Deportivo.

Las expectativas que levantó su fichaje no respondieron al juego desarrollado por Flavio en sus dos primeras temporadas. Sus golazos desde fuera del área no llegaron a Riazor y la afición comenzó a sentirse decepcionada. Además, el jugador no se adaptó a la ciudad. Sin embargo, la llegada de Irureta al banquillo del Deportivo le permitió ofrecer su mejor cara. Conceiçao se hizo definitivamente con un puesto en el eje del medio campo y demostró que su juego podía adaptarse perfectamente al estilo europeo. Su trabajo incansable en la recuperación y su buen criterio en ataque fueron decisivos para alcanzar el título.

A Flavio, eso sí, le faltan recursos técnicos en el uno contra uno. Tampoco destaca en la distribución del juego y no tiene un carácter tan fuerte como Redondo, el hombre el que tiene que sustituir en el Madrid, para convertirse en un líder en el campo y en el vestuario. Con el tiempo ha ido recuperando la confianza en su disparo a puerta y ha ganado moral tras volver a entrar en los planes de Wanderley Luxemburgo para la selección.

Su salida del Deportivo no levantará grandes ampollas porque nunca ha sido un jugador carismático para la afición y, además, Irureta tiene muy bien cubierto el puesto con una lista de pivotes que aún es larga: Mauro Silva, Cesar Sampaio, Jokanovic, Jaime, Emerson y hasta el incombustible Donato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de agosto de 2000