Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La negativa de Eto'o a irse al Deportivo retrasa la llegada de Flavio al Madrid

Flavio Conceiçao y Makelele sienten que son jugadores del Madrid, y de hecho han llegado a un total acuerdo para serlo durante las seis y cinco próximas temporadas, respectivamente. Pero realmente aún no lo son. Se lo impiden los futbolistas que el Madrid quiere utilizar como moneda de cambio en la operación. Eto'o se resiste a irse al Deportivo. Y al Celta le convence la inclusión de Canabal en el traspaso, pero no la de Bizarri. El caso es que el Madrid no puede aún presentar a los centrocampistas con los que pretende cubrir la marcha de Redondo.

Tanto Flavio Conceiçao, de 26 años, como Makelele, de 27, se sometieron ayer a un exhaustivo reconocimiento por parte de los servicios médicos del Real Madrid. Un trámite habitual en todas las operaciones. "Soy muy feliz; ahora me voy al hotel a esperar a que sea la presentación", decía Makelele, convencido de que ya se integraba en el equipo blanco. "Vamos a hacer una buena plantilla y para mí es bueno jugar con futbolistas de experiencia internacional". El discurso de Conceiçao era igual de esperanzado: "Faltan algunas cositas, pero tengo buenas sensaciones y espero que se resuelvan. Mi deseo es llevar al Real Madrid lo más alto posible". El futbolista brasileño, autorizado por el Deportivo, firmó luego un contrato con el Madrid por seis temporadas. Pero el traspaso definitivo estaba pendiente aún de que Eto'o, al que el conjunto madridista quería incluir en la operación (3.200 millones de pesetas más el futbolista camerunés), firmara un contrato con el Deportivo. Y Eto'o no firmó. Así que Flavio viajó hacia A Coruña para cerrar su casa sin rematar su fichaje.

Lo mismo le pasó a Makelele, que acabó la jornada sin saber con seguridad si es o no jugador del Madrid. Su pase estaba pendiente de que el Celta aceptase cerrar la operación con 2.000 millones de pesetas más Bizarri y Canabal. Y al club vigués lo de Canabal le parece bien, pero Bizarri, ahora que se acaba de contratar al internacional argentino Cavallero procedente del Espanyol, no tanto. El Celta aceptaría el trueque si aumenta en 300 millones de pesetas su oferta. Así que proseguían las negociaciones.

"No puedo hablar ni de un club ni otro", declaró ayer Bizarri, tras el entrenamiento vespertino del Madrid después de su victoria ante el Milan del día anterior. "Todavía nadie del Madrid se ha dirigido a mí, y por tanto no considero ético hablar de una posibilidad u otra".

Por otro lado, el Madrid se medirá el viernes al Manchester y el sábado al Bayern de Múnich o al Galatasay turco, en el torneo centenario del club alemán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de agosto de 2000

Más información

  • El Celta trata de conseguir que los blancos suban 300 millones su oferta por Makelele