Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA RENOVACIÓN DEL PSOE

Miembros de la gestora del PSOE pedirán hoy a Chaves que no excluya la segunda vuelta

El presidente de la comisión política del PSOE, Manuel Chaves, comprobará hoy que no hay unanimidad en ese órgano de dirección sobre la fórmula de elección del secretario general en el congreso que comienza el próximo viernes. Chaves defiende que sea elegido en una sóla votación, con independencia del porcentaje de votos que obtenga. Después, sometería a votación su ejecutiva. Esa fórmula es compartida por la mayoría de los líderes territoriales, pero miembros de la gestora le indicarán que ése no es el sentir mayoritario de los delegados, al parecer proclives a la segunda vuelta.

En manos de los delegados

La comisión política ha sido convocada para esta tarde por su presidente, Manuel Chaves, para debatir sobre el procedimiento de elección del secretario general del PSOE en el congreso del próximo fin de semana. Chaves expondrá la opinión "mayoritaria" recogida en su ronda con todos los secretarios regionales y cabezas de delegación, favorable a que el líder del PSOE sea elegido en votación única. Aquél que obtenga más votos, sin precisar porcentaje, será el nuevo líder del PSOE. Después, el secretario general elegido emprendería la tarea de formar una ejecutiva en la que se supone que tendría en cuenta a personas que han estado en las otras candidaturas. El resultado lógico sería que en la votación del equipo al completo el refrendo resultaría mayor que el obtenido en solitario por el secretario general, que tuvo que competir con tres rivales.Este procedimiento será cuestionado hoy por miembros de la comisión política. Primero, porque no tiene el beneplácito de los candidatos y porque, aunque los dirigentes puedan estar a favor de esa fórmula, no lo están muchos delegados. El temor de los miembros de la gestora consultados por este diario se basa en la posibilidad de que la comisión política quede desautorizada en el propio congreso con una propuesta que puede ser rechazada.

La conclusión que algunos propondrán en la reunión de hoy es la de que sean los propios delegados quienes en el congreso decidan la fórmula. El primer día de congreso, el próximo viernes, se reunirá la comisión de estatutos para definir la fórmula de elección del secretario general.Pero los miembros de la comisión política no creen que deban lavarse las manos sino que pueden hacer sugerencias de carácter abierto a los delegados. Algunos de ellos opinarán hoy sobre la inconveniencia de que el secretario general sea elegido en una sola vuelta con independencia del porcentaje de votos que obtenga. "No es muy razonable que el líder del PSOE obtenga menos del 40% de los votos", señaló un miembro de ese órgano de dirección. Ése porcentaje puede ser el mínino para ser proclamado secretario general. En el supuesto de que nadie alcance esa cifra, tendrá que someterse a una segunda vuelta, junto al segundo candidato más votado. Esta es una de las propuestas que hoy expondrán miembros de la comisión política, con otra variante: "O alcanza ese 40% o la distancia con el siguiente se sitúa entre diez y quince puntos", señaló un miembro de la gestora. Sólo en uno de esos dos supuestos no tendría por qué producirse una segunda vuelta.

De esa manera, según algunos, todos los candidatos se darían por satisfechos aunque no se cumplan plenamente sus tesis.

A estas alturas, sólo el candidato José Bono está en contra de la segunda vuelta, y con un argumento que los miembros de la comisión política reconocen que es impecable. El presidente de Castilla-La Mancha, aunque no cita porcentajes, afirma que no puede ir a una segunda vuelta por cuanto que ello supondría que ha obtenido un apoyo muy exiguo en primera votación. En tal caso, no se sentiría con la fortaleza que se requiere en este momento para sacar de la crisis al PSOE.

Los demás no ven las cosas de esa manera. Rosa Díez es partidaria, sin paliativos, de las dos vueltas, y lo mismo opina Matilde Fernández, que constata el hecho de que la fragmentación del voto entre cuatro candidatos forzosamente mengua el resultado de cada uno de ellos. Por su parte, José Luis Rodríguez Zapatero ha dado la impresión de que no estaba a favor de la segunda vuelta. Personas de su entorno aseguran que sí lo está pero se comprometió desde el primer momento a no pelear por los procedimientos y tampoco quiere desautorizar a la comisión política. Portavoces de su grupo, Nueva Vía, dijeron ayer a este periódico que su posición es "favorable a que los delegados elijan el procedimiento". Estos portavoces citan consideraciones hechas a ese respecto por Rodríguez Zapatero en recientes reuniones con los delegados: "Yo sé cuál es el procedimiento que me podría beneficiar, pero no voy a defender ninguno sino que acataré lo que diga la comisión política y desde luego los delegados".

Aunque el meollo del debate de hoy de la comisión política va a estar centrado en este procedimiento de elección del secretario general, la gestora abordará otras cuestiones que giran entorno al mismo asunto. En primer lugar, la obligación o no de pedir avales de los delegados para que un militante pueda presentar su candidatura a la secretaría general. La discusión está en si necesitarán el 10% de firmas, es decir 98 avales, o si se rebaja ése porcentaje. En segundo lugar, el número de miembros que tendrá la próxima ejecutiva. La comisión política propondrá un número no inferior a 15 ni superior a 25. La última ejecutiva se componía de 33 miembros.

Por último, se quieren fijar detalles respecto al modo en que los candidatos se dirigirán al congreso para pedir el voto. La mesa presidencial decidirá que cada aspirante tenga una intervención de 20 o 30 minutos. No habrá debate entre ellos ni tampoco réplica por parte de los delegados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de julio de 2000

Más información

  • La decisión podría quedar en manos de la comisión de estatutos cuando comience el congreso